La Complutense quiere iniciar el lunes las obras de reforma de la capilla de Historia

La Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha trasladado a la diócesis su intención de iniciar el lunes las obras de acondicionamiento para convertir la capilla de la Facultad de Geografía e Historia en espacio docente. Los usuarios de la capilla de la Facultad de Geografía e Historia que permanecen acampados a las puertas del edificio desde el lunes por la noche prolongarán su protesta hasta este viernes, y volverán el lunes, con el objetivo de mantener una presencia para defender la necesidad de tener un espacio con capacidad suficiente y "digno".

Fuentes de la universidad han detallado que el plazo para el traslado concluyó el pasado martes y que se debería tener despejado la capilla de todos los enseres este viernes, de cara a iniciar las obras el lunes. Las mismas fuentes indican que así lo ha trasladado el decano de la Facultad.

Por su parte, los usuarios de la capilla de la Facultad de Geografía e Historia de la UCM que permanecen acampados a las puertas del edificio desde el lunes por la noche prolongarán su protesta hasta mañana, viernes, y volverán el lunes, con el objetivo de mantener una presencia para defender la necesidad de tener un espacio con capacidad suficiente y "digno".

Así se lo ha trasladado el capellán de la Facultad, Javier Carralón, quien ha dicho que no tiene constancia de ningún ultimátum para poner fin a la protesta, en la que él mismo participa.

De las negociaciones entre la Universidad y el Arzobispado, el capellán espera una solución "justa". "Si se tiene que trasladar la capilla por problemas de espacio, que pensamos que no son tan graves, que sea un lugar suficiente y digno", ha dicho.

En este sentido, ha señalado la necesidad de una "infraestructura mínima" para poder llevar a cabo la actividad de la capilla, donde se celebra una misa diaria a la que asisten unas 20 personas, si bien ha llegado a albergar hasta 200 personas en ceremonias especiales como funerales de profesores.

"No estamos cerrados porque sabemos que hay que llegar a un acuerdo", ha manifestado el Carralón, quien ha defendido que la capilla "es un servicio más de la Facultad" tanto para los alumnos como para los profesores, por lo que ha rechazado la posibilidad de un alquiler.

SIETE PERSONAS HAN PERNOCTADO

Una estudiante de Historia del Arte que participa en la protesta ha relatado que esta noche han dormido unas siete personas a las puertas de la Facultad y que durante el día han asistido unas 20 personas, mientras la capilla permanece cerrada a la espera de su cierre definitivo.

A su juicio, la mejor solución es que se reabra la capilla porque "es un lugar sagrado", que fue consagrado como un lugar donde se oficiase la misa. En cuanto a los problemas de espacio que alega la Facultad, asegura que no son sino "problemas de gestión".

Por su parte, fuentes del Arzobispado de Madrid han explicado a Europa Press que están estudiando todos los espacios propuestos por el decano de la Facultad después de que ayer, coincidiendo con la celebración de la misa que están teniendo estos días a las 13 horas, el obispo auxiliar de Madrid, César Franco, acudiera a hablar con él.

Después de descartar el primer aula por ser "inviable" dado que era un espacio de diez metros cuadrados, según el Arzobispado, ahora están estudiando las otras propuestas que tienen que valorar al tiempo que planean otras alternativas que ofrecerle al decano. En este sentido, niegan que tengan un plazo para responder y aseguran que desde el "diálogo" y la "cercanía", esperan que el conflicto se solucione "lo antes posible" y "para bien".