Madrid eliminará las referencias franquistas en el callejero

Callejero franquista
Callejero franquista |Telemadrid

La capital conserva a día de hoy 170 espacios con nombres de origen franquista, y que serían objeto de cambio por parte del Ayuntamiento de Madrid, que hoy ha confirmado que aplicando la Ley de Memoria Histórica, va a eliminar los nombres de aquellos espacios públicos relacionados con el régimen.

El plan de la nueva alcaldesa, Manuela Carmena, es sustituirlos por nombres que sí estén acordes a la legislación actual, afectando a algunas vías como la Avenida del Comandante Franco, en el distrito Chamartín, u otras tan emblemáticas como la Avenida del Cardenal Herrera Oria, en Fuencarral-El Pardo.

Algunos otros nombres que deberán someterse al cumplimiento de la Ley será, por ejemplo, la calle de los Caídos de la División Azul, un contingente español, que formó parte de la Wehmarcht y que entre 1941 y 1943 luchó junto al Ejército de la Alemania Nazi. La calle corta con la avenida de Pio XII.

La plaza Arriba España, situada junto al Parque de Berlín, también en Chamartín --uno de los distritos que mayor número de nombres conservan--, es otro de los espacios con nombres marcadamente franquistas, a la que se le bautizó así en 1947 en homenaje al lema de la Falange Española.

Pero no solo hay calles, también hay gimnasios municipales o incluso institutos que tendrán que cambiar de nombre, como es el IES Eijo Garay, que fue, además de obispo de Madrid-Alcalá, consejero nacional de las JONS y procurador de las Cortes franquistas.

Otra de las calles principales afectadas por esta reforma sería la Avenida de Concha Espina, una de las calles más arraigadas en el callejero madrileño, donde los aficionados del Real Madrid se reúnen antes de los partidos, dado que está al lado del estadio Santiago Bernabeu, que también se considera nombre afectado por esta medida.

Todos estos datos los ha recopilado un informe elaborado por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, que también añaden otros nombres del callejero como Juan Ignacio Luca de Tena, que fue director del ABC, también perdería su calle. Primo de Rivera, el fundador de la Falange, mantenía hasta ahora una colonia en la capital, situada en el distrito de Chamartín.

La Asociación pide que no se repita la retirada de la estatua de Franco de Nuevos Ministerios, que se hizo "de noche y sin previo aviso" y solicita que se dé explicación de quién era cada persona a la que se le retira su nombre del espacio en cuestión.

También indican que se trata de un deber democrático "la retirada de los espacios públicos dedicados a quienes hicieron de un golpe de estado y del terrible uso de la violencia su método de acceso al poder", según ha señalado en un comunicado la Asociación.