La Inspección de Trabajo traslada a la Fiscalía el expediente de Metro por amianto

La Inspección de Trabajo en Madrid ha enviado a la Fiscalía el expediente abierto a Metro de Madrid abierto al apreciar que la empresa del suburbano madrileño no asumió medidas suficientes ante la exposición a amianto de sus trabajadores. Así lo ha explicado el consejero delegado de Metro, Borja Carabante, quien ha manifestado que no dimitirá por el caso del amianto, como ha pedido CCOO, por considerar que "las cosas se han hecho correctamente" para ofrecer un servicio correcto y para garantizar la seguridad de los viajeros. La Inspección de Trabajo había propuesto multar a Metro con 191.00 euros por una "infracción grave" por no garantizar las medidas de seguridad y salud a los trabajadores.

La Inspección de Trabajo ha remitido a la Fiscalía el acta de inspección en el que detallaba que Metro de Madrid no había tomado medidas suficientes para evitar la exposición de amianto a trabajadores y, por tanto, ha suspendido el proceso sancionador hasta que se pronuncie el Ministerio Público y la Justicia. Así lo ha revelado el consejero delegado de Metro de Madrid, Borja Carabante, en un encuentro con los medios de comunicación para señalar que la compañía no va a presentar aún alegaciones al proceso administrativo de la sanción de 191.000 propuesta por Inspección de Trabajo, porque ha comunicado este departamento que ha llevado el caso a la Fiscalía para que se pronuncie si puede haber algún tipo de responsabilidad penal o civil.

"Estamos recopilando la información para las alegaciones y cuando sea requerido será aportada, pero el proceso ahora esta suspendido por la remisión a la Fiscalía", ha subrayado Carabante en su comparecencia.

NIEGA LA RELACIÓN CAUSAL ENTRE EL CÁNCER DE UN TRABAJADOR Y LA PRESENCIA DE AMIANTO

Por otro lado y en relación al caso de un segundo trabajador sospechoso de haber estado expuesto al amianto, el consejero delegado de Metro ha subrayado que no es un caso confirmado y que Metro va a presentar alegaciones, previsiblemente hoy (aunque tiene de plazo hasta el martes), que no hay "relación causal" entre la presencia de amianto en Metro y esa patología. Este empleado ha desarrollado un cáncer y ha transmitido a la Seguridad Social que tuvo exposición a amianto, por lo que este departamento ha emplazado a Metro a que se pronuncie si esa circunstancia se produjo o, en caso contrario, remita información que descarte esa hipótesis.

Esta situación, según ha subrayado el consejero delegado de Metro, no supone el reconocimiento de la enfermedad profesional (es una fase previa para determinar si merece esta condición) y, por tanto, ha señalado que hasta la fecha solo hay un caso de un empleado con ese reconocimiento. Al respecto, Carabante ha señalado que Metro está revisando la vida laboral del trabajador y presentará un escrito en el que se defenderá la ausencia de relación causal con el amianto, puesto que no ha habido una exposición de forma "permanente", en caso de que se hubiera producido.

En este sentido, ha señalado que este trabajador ha estado en diferentes puestos a lo largo de su trayectoria en Metro durante un periodo "muy anterior" al año 2003, cuando ya se aplicó la prohibición y se reforzaron las medidas para evitar la exposición. En este sentido, uno de los puntos de dichas alegaciones serán las medidas y protocolos adoptados para confinar este mineral, potencialmente cancerígeno. Por ello, Carabante ha destacado que Metro, a su juicio, va a poder "constatar" que no ha habido exposición permanente y que tampoco hubo manipulación y exposición continua a fibras de amianto.

"Tenemos la certeza de que la relación de los trabajadores con el amianto no se producía y, si se producía, era esporádico", ha insistido el consejero delegado de Metro, para recalcar que "no hay riesgo para la salud" ni para usuarios ni trabajadores del suburbano.

No obstante, ha relatado que Metro está verificando todos estos aspectos que plasmará en sus alegaciones y que, en cualquier caso, la compañía actuará según determine el Instituto de la Seguridad Social o la Inspección de Trabajo.

BORJA CARABANTE: "NO VOY A DIMITIR, PORQUE LAS COSAS LAS ESTAMOS HACIENDO BIEN"

El consejero delegado de Metro de Madrid, Borja Carabante, dijo hoy, al ser preguntado por la petición de dimisión realizada por la oposición en el Parlamento regional debido a la existencia de amianto en instalaciones de la compañía y sus consecuencias sobre los empleados, que "no voy a dimitir, porque las cosas las estamos haciendo bien". Tras afirmar que Metro cuenta con "grandes profesionales que dedican mucho tiempo a sacar adelante un servicio público absolutamente esencial", reiteró que "las cosas se han hecho y se están haciendo correctamente".

Agregó que en Metro "trabajamos para dar el mejor servicio público posible y garantizar la seguridad de los viajeros, que está plenamente garantizada". Asimismo, dijo, "también trabajamos para minimizar el riesgo y seguridad de los trabajadores, que es una absoluta prioridad", y señaló que ha pedido la "colaboración de los sindicatos para sacar adelante un plan que nos permita erradicar el amiento en estaciones y material móvil, para que quede garantizada toda la seguridad de empleados".

CCOO Madrid ha solicitado la dimisión del consejero delegado de Metro, Borja Carabante, por la "nefasta gestión" del suburbano y reclama que la Justicia depure las "responsabilidades que correspondan" tras conocerse que hay personal de la empresa afectado por la exposición a este mineral, potencialmente cancerígeno.

En un comunicado, el sindicato expone que un trabajador ha recibido el reconocimiento de enfermedad profesional tras desarrollar un cáncer por estar expuesto a amianto y hay otros dos empleados en estudio. Además, considera "inadmisible" que la dirección de Metro conociera la existencia de distintos trenes e instalaciones con amianto desde el año 2003 y "no tomara ninguna medida al respecto", lo que refleja a su juicio "un absoluto desprecio por parte de esta dirección hacia la salud laboral de sus trabajadores".

Por su parte, la portavoz del grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz Huerta, ha denunciado que Metro de Madrid no haya hecho "nada" en los últimos años con el amianto hasta que el "escándalo ha saltado" a los medios de comunicación.

En declaraciones a los medios durante el homenaje que Comisiones Obreras ha hecho a las primeras trabajadoras de Metro, la portavoz de Podemos ha señalado que el actual Gobierno regional lleva "casi tres años al frente" del suburbano y hasta ahora "no ha hecho absolutamente nada". "Ha sido raíz de esta denuncia, de este escándalo que ha saltado a los medios de comunicación cuando se han puesto en funcionamiento con el tema del amianto", ha añadido.

Además, ha dicho que le parece "gravísimo" que Metro de Madrid supiera que había amianto "en muchas de las infraestructuras" y no haya puesto en marcha un protocolo de prevención "hasta que ha salido la alarma de que hay más de un trabajador que podría padecer cáncer por la exposición a este material tóxico". Por otro lado, ha señalado que su grupo ya ha registrado la petición de creación de una comisión de investigación "ad hoc" en la Asamblea sobre Metro de Madrid.