El Ayuntamiento de Madrid mantendrá cerrado el Retiro toda la Semana Santa

El Ayuntamiento de Madrid mantiene cerrado el Retiro para revisar la situación del arbolado y retirar árboles y ramas caídas, un cierre que se extenderá a toda esta semana debido a los numerosos daños que ha causado el viento, han indicado a Efe fuentes municipales.

El parque en el que este sábado falleció un niño de 4 años al caerle encima un pino sigue cerrado hoy "para continuar evaluando la situación de los árboles tras los fuertes vientos y retirar las ramas y árboles caídos".

A finales de esta semana se evaluará el estado del parque y se decidirá si abre la semana siguiente, han indicado las mismas fuentes. También siguen cerrados otros cuatro parques, en concreto la Quinta de los Molinos, la Quinta de Torre Arias, el Capricho y el Paseo de la Rosaleda. Sí están ya abiertos los jardines de Sabatini y el parque Fuente del Berro.

18.534 ÁRBOLES HAN SIDO REVISADOS EN EL RETIRO

En el año 2015, se terminaron de revisar 18.534 árboles de El Retiro -generando fichas individuales de cada uno- y hasta el 1 de marzo de este año se realizaron otras 13.493 actuaciones de poda y tala del arbolado del parque, de las que 1.626 supusieron la retirada de ejemplares.

La directora general de Gestión de Agua y Zonas Verdes del Ayuntamiento de Madrid, Beatriz García, ha aportado estos datos en una rueda de prensa que ha ofrecido junto a la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, y el concejal del distrito de Retiro y delegado de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social, Ignacio Murgui, para hacer balance de la situación de El Retiro y del arbolado de la ciudad.

La semana pasada, durante el cierre del parque, se volvieron a revisar todos los árboles, y desde el pasado sábado, se está trabajando en una nueva revisión con personal municipal y de las empresas, ha explicado García. En 2016, se aprobó el Plan Director de Arbolado del Retiro y el Plan de Rehabilitación ligado al mismo, que establecen los criterios para el mantenimiento.

REGENERACIÓN DEL ARBOLADO DEL PASEO DE LA CASTELLANA

En el plan de regeneración del arbolado en el Paseo de la Castellana, Telemadrid adelantó en exclusiva que el Consistorio madrileño pretende talar más de 700 árboles por considerar que son "irrecuperables" o "potencialmente peligrosos". La tala está previsto que comience en próximamente, aunque todavía el Ayuntamiento no ha comunidado una fecha concreta. Sin embargo, ya es posible ver qué árboles son los que van a desaparecer en el eje de la Castellana.

El Paseo de la Castellana tiene más de 5000 árboles y en este nuevo plan de regeneración del arbolado está previsto que desaparezcan 747. Todos ellos se encuentran ya marcados con un punto de color amarillo, para que los operarios del Ayuntamiento procedan a su tala. Está previsto que sólo se repongan 439 árboles.

El Ayuntamiento de Madrid está comunicando a través de circulares y cartas en las comunidades de vecinos en qué consiste el plan de regeneración y que la tala se produce por motivos de seguridad. Además, se comunica que las labores se llevarán a cabo desde la Plaza de Colón a la de Emilio Castelar.

REVISAR EL PROTOCOLO

El Ayuntamiento de Madrid está abierto a revisar el protocolo de actuación en el parque del Retiro en caso de emergencia meteorológica, aprobado en 2016, después de que el pasado sábado muriese un niño de cuatro años por la caída de un árbol, un suceso "imposible" de prever, según el Consistorio. La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ha explicado en rueda de prensa que el Consistorio "no descarta" revisar el protocolo y está ya hablando "con técnicos, profesionales y trabajadores".

La edil de Ahora Madrid se ha mostrado favorable a estudiar la propuesta de balizar determinadas zonas de pinos, como plantean algunos expertos. García ha señalado que "es imposible prever" la caída de un ejemplar como el pino piñonero que se desplomó el pasado sábado porque "el árbol no da ninguna señal". El árbol que provocó el suceso era un pino de 53 años y 15 metros, plantado en una zona terriza, de mantenimiento municipal, que cayó en una vía principal, donde se encontraban el padre y el niño fallecido.

La delegada de Medio Ambiente ha apuntado que el pino, según las últimas inspecciones, estaba "en buen estado fitosanitario" y la caída se produjo por "el colapso de la raíz".

"El árbol no tenía una evidencia de riesgo", sino que se descompensó y cayó "como consecuencia del viento y la tierra mojada", ha asegurado. La primera ficha de evaluación de riesgo del árbol se elaboró en el año 2014, tuvo dos podas en 2014 y 2017 para rebajar el peso y la copa, y las siguientes inspecciones se realizaron en 2016 y 2017, la última fue el pasado día 22, dos días antes de su caída.