La ONU cita pruebas "claras y convincentes" del uso de gas sarín en Siria

Los inspectores de Naciones Unidas han encontrado pruebas "claras y convincentes" del uso de gas sarín en el ataque cometido el pasado 21 de agosto a las afueras de Damasco en el que murieron unas 1.400 personas. Así lo han confirmado los expertos independientes en la primera página del informe elaborado a partir de las evidencias que recogió el equipo liderado por el profesor Ake Sellstrom durante su visita a Siria a finales de agosto.

Los inspectores aseguran que las muestras químicas, médicas y medioambientales recogidas sobre el terreno ofrecen pruebas "claras y convincentes" de que ese día se usaron cohetes tierra-tierra con el agente nervioso sarín.

"La conclusión es que en el conflicto que enfrenta a las partes en Siria se usaron armas químicas contra civiles, incluidos menores de edad, a una escala relativamente grande", sentencian los inspectores de Naciones Unidas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo hoy al Consejo de Seguridad que sus expertos confirmaron el uso de gas sarín en el ataque del 21 de agosto en Siria, un "crimen de guerra" por el que espera que los responsables sean llevados ante la Justicia.

"La misión de la ONU ha confirmado, de manera objetiva e inequívoca que se usaron armas químicas en Siria", añadió.

Para Ban, este es un "crimen de guerra" y una grave violación del Protocolo de 1925 sobre la prohibición del uso de gases asfixiantes, tóxicos o similares y medios bacteriológicos en los conflictos.

El secretario general se mostró "profundamente conmocionado" por los resultados de la investigación y lamentó que el informe haya concluido que se usaron armas químicas a una escala "relativamente grande" que tuvo como consecuencia la muerte de civiles, "incluidos muchos menores de edad".

Ban detalló al Consejo de Seguridad que el equipo liderado por el profesor sueco Ake Sellström entrevistó a más de 50 supervivientes, personal médico y personal de los equipos de emergencia, y recogió una treintena de muestras medioambientales en las zonas de impacto del ataque, en los suburbios de Damasco.

El 85 por ciento de las muestras de sangre que fueron analizadas por los expertos dieron resultado positivo por exposición a gas sarín, mientras que 34 de los 36 pacientes afectados seleccionados mostraron evidencias de envenenamiento, según el secretario general.

Ante estos hechos, el secretario general reiteró al Consejo que la comunidad internacional tiene la "responsabilidad moral" de llevar a los responsables ante la Justicia y de garantizar que las armas químicas no vuelvan a utilizarse como instrumento para un acto de guerra.

Ban reafirmó hoy que da la bienvenida al acuerdo de Estados Unidos y Rusia alcanzado este fin de semana por el que Siria se compromete a poner bajo control internacional su arsenal químico para que sea destruido y mostró su disposición a apoyar el plan ruso por todas las vías posibles."Ahora, la unidad del Consejo de Seguridad será crucial. Dada la gravedad de la situación, urjo al Consejo a considerar vías para garantizar que se cumple el plan (propuesto por Rusia) a través de una resolución clara", dijo Ban.

Consideró asimismo que debería haber "consecuencias" si no se cumple lo acordado.

Ban, que indicó que se trata de la confirmación del mayor uso de armas químicas contra población civil desde que las usó el régimen de Sadam Husein en 1988, añadió que la situación humanitaria en Siria es "desesperante".

FRANCIA, ESTADOS UNIDOS Y EL REINO UNIDO PIDEN AL CONSEJO DE SEGURIDAD UNA RESOLUCIÓN FUERTE PARA SIRIA

Francia, Estados Unidos y el Reino Unido pidieronal Consejo de Seguridad de la ONU que apruebe una "resolución fuerte" sobre el conflicto en Siria "que prevea consecuencias serias" si no se cumplen los acuerdos de Ginebra.

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, dijo que el compromiso alcanzado el sábado en la ciudad suiza entre la diplomacia de Estados Unidos y Rusia para lograr el desarme químico de Siria es "un avance importante". "No hay una solución militar a este conflicto, la solución es política", dijo Fabius, que compareció ante la prensa junto con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el ministro británico de Exteriores, William Hague.

"Tenemos que hacer entender al régimen que no hay otra salida más que la mesa de negociaciones", dijo Fabius en un mensaje para las autoridades de Damasco.

El anfitrión de la reunión en París agregó: "Para una negociación política hace falta 'una oposición fuerte' y para reforzar a la oposición se organizará en Nueva York una reunión en torno al Consejo Nacional Sirio (CNS)".

El ministro galo dijo que el acuerdo de Ginebra muestra que "la actitud de firmeza ha dado sus frutos" ya que el régimen de Bachar el Asad se ha tenido que comprometer a entregar las armas químicas que hasta hace poco negaba su existencia.

Ahora "este acuerdo debe ser rápidamente aplicado" para anular la amenaza química, afirmó Fabius, quien agregó: "Queremos rápidamente actos verificados".

La comparecencia de los representantes de la diplomacia de EE.UU. Francia y Reino Unido se produjo después de que los tres se reunieran en París con el presidente galo, François Hollande, y antes de que los ministros compartan un almuerzo de trabajo en común.

RUSIA LO CRITICA

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, criticó la petición occidental de una "resolución fuerte" contra Siria en el Consejo de Seguridad de la ONU por parte de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido.

"Considero que, en cierta medida, esto es tergiversar la realidad, ya que con (el secretario de Estado de EEUU John) Kerry acordamos claramente cómo hay que actuar. Hay que actuar en el marco del derecho internacional", dijo Lavrov en rueda de prensa, citado por la agencia Interfax.

Lavrov, que se refería a la resolución que propone "consecuencias serias" si Siria no entrega sus armas químicas a la comunidad internacional, hizo estas afirmaciones tras reunirse con el jefe de la diplomacia egipcia, Nabil Fahmi.

KERRY: NO SE TOLERARÁN MEDIDAS DILATORIAS PARA EL DESARME DE ASAD

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, advirtió de que no se tolerarán "medidas dilatorias" por parte del régimen de Asad para su desarme químico, y que en caso de incumplimiento "habrá consecuencias", algo que dijo que queda asumido en el acuerdo de la semana pasada con Rusia. "No toleraremos medidas dilatorias", subrayó Kerry en conferencia de prensa en París junto a los ministros de Exteriores de Francia, Laurent Fabius, y Reino Unido, William Hague.

"Si el régimen de Asad no cumple (...) nadie debe engañarse de que habrá consecuencias", añadió antes de recordar que el presidente estadounidense, Barack Obama, ha prevenido de que "si la diplomacia fracasa, la opción militar sigue encima de la mesa".

Preguntado sobre si Moscú aceptará esa amenaza, el jefe de la diplomacia estadounidense insistió en que en el acuerdo logrado la semana pasada en Ginebra con su homólogo ruso, Serguei Lavrov, se recoge explícitamente el recurso al llamado "capítulo 7" de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, el de las sanciones en caso de incumplimiento.

Y a la cuestión de si confía en los rusos para la aplicación del acuerdo de Ginebra, replicó que "no es una cuestión de confianza, es una cuestión de verificación".

Mientras, el ministro sirio de Información, Omran al-Zoubi, dijo que su país "cumplirá" con una resolución del Consejo de Seguridad, que acepta la propuesta rusa para desmantelar sus arsenales y que se une a la Convención sobre Armas Químicas.