El Consejo para la Competitividad cree que el PIB crecerá un 1,3% en 2014 y un 2% en 2015

La tasa de paro bajará del 24% a partir del año que viene

Miembros del Consejo Empresarial para la Competitividad en una visita a Moncloa

economia

| 07.07.2014 - 16:20 h
REDACCIÓN

El Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), representado por las principales multinacionales españolas, prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) del país crezca un 1,3% este año y un 2% en 2015, por encima de las previsiones del Gobierno español, que cifran el crecimiento de la economía en el 1,2% y el 1,8%, respectivamente. Así figura en las conclusiones del quinto informe sobre la economía española elaborado por el Consejo Empresarial para la Competitividad, donde afirma que el giro positivo adelantado ya en sus anteriores previsiones y refrendado por los agentes internacionales "es ya un hecho".

"El ciclo económico ha rebasado un claro punto de inflexión fruto del esfuerzo realizado nuestro país y también de la mejora en la escena económica europea", señala el Consejo, tras asegurar que el repunte del crecimiento será más rápido de lo previsto hace un año.

El documento señala como claves para esta aceleración de la recuperación económica el cumplimiento y la credibilidad del ajuste fiscal el pasado año, la creciente internacionalización y el compromiso reformista.

En concreto, el informe del Consejo Empresarial para la Competitividad destaca el "positivo estadio" que atraviesa el ciclo económico en España, tras haber tenido una contribución muy favorable del sector exterior que se trasladará ahora a la inversión fija y finalmente al consumo privado y al empleo.

En este sentido, recuerda que las estadísticas laborales de los últimos 6 meses ponen de manifiesto esta mejoría, ligada no sólo a la recuperación económica que ya está en curso, sino también a la mayor flexibilidad derivada de la reforma laboral, que ha contribuido a contener sensiblemente la destrucción de empleo tanto en 2012 como en 2013.

Por otro lado, el Consejo Empresarial para la Competitividad destaca el potencial de internacionalización de la economía española, que debe apoyarse cada vez más en la diversificación de productos y destinos para reforzar las exportaciones, no sólo de las grandes empresas sino también de las medianas y pequeñas. A su parecer, este potencial exportador pone de manifiesto el "evidente atractivo" de España para captar inversiones productivas, como demuestra el volumen de proyectos internacionales que el país ha acaparado en estos años, pese a la crisis económica.

LA TASA DE PARO

Sobre el mercado de trabajo, el Consejo Empresarial para la Competitividad afirma que la consolidación de la recuperación hará que la tendencia positiva continúe y que en 2014 se incrementen los puestos de trabajo un 0,6%, cifra que aumentaría hasta el 1,3% en 2015. La tasa de paro, por su parte, se situaría en el 24,8% en 2014 y por debajo del 24% en 2015.

En cualquier caso, los primeros espadas de las mayores empresas españolas resaltan también la necesidad de no bajar la guardia reformista porque toda esta dinámica favorable es "sostenible" gracias a que se han ajustado los desequilibrios del sector privado, especialmente el descenso de su endeudamiento, la recomposición de su activo y la mejora en sus magnitudes operativas.

A su parecer, esto, unido a que el sector de la construcción cada vez tiene una contribución negativa menor y a la avanzada reestructuración bancaria, hará que se cumplan los escenarios de crecimiento que prevé el Consejo Empresarial para la Competitividad. De hecho, el Consejo señala que, tras la reestructuración acometida y el proceso de fortalecimiento de balances, el sector bancario está preparado para acompañar a la economía en su recuperación y para competir en el mercado minorista de la eurozona que se está creando.

RETOS PENDIENTES

Sin embargo, el Consejo insiste en que aún quedan importantes retos pendientes y en que la agenda reformista puesta en marcha por el Gobierno debe continuar ejecutándose. Así, pide mantener el proyecto de modernización y racionalización de la administración pública, impulsar la legislación adicional para estimular la creación de empleo y poner el foco en la transformación económica.

Además, cree conveniente reafirmar la apuesta por la economía del conocimiento para un mayor valor añadido, un mejor posicionamiento internacional y una natural reindustrialización de España. "La política educativa y energética, junto con una Agenda Digital que fomente la innovación y el uso de las TIC serán fundamentales", indican los autores del informe.