Salgado rechaza bajar cotizaciones o subir el IVA como recomienda Bruselas

La Comisión solicita a España que incluya un techo del gasto para las Comunidades

economia

| 07.06.2011 - 15:17 h
REDACCIÓN

La vicepresidenta segunda, Elena Salgado, ha descartado, por "inoportunas" para España, las recomendaciones de la Comisión Europea (CE) sobre la reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social y el aumento del IVA, y ha dicho que tales medidas habría que estudiarlas "dentro de no sé cuantas legislaturas".

"Esa recomendación no la vamos a seguir en el corto plazo. Dentro de no sé cuantas legislaturas, cuando las reformas estén produciendo sus efectos, será ocasión de ver qué dice la Comisión Europea", ha afirmado la ministra de Economía en declaraciones a los periodistas en el Senado.

Para Salgado, la recomendación del organismo comunitario está formulada "en términos ligeros y suaves".

Ha explicado, en definitiva, que nada de lo que propone la Comisión es lo que tiene que hacer España "en este momento".

La prioridad, según sus palabras, es dinamizar el consumo y la demanda interna en el país, y por ello, tras la subida del Valor Añadido hace un año, un nuevo aumento de este impuesto no tiene margen ahora.

Porque, además, el esquema por el que aboga la UE no es el que funciona en España, sí en otros países como Dinamarca, pero no en España, ha recalcado la vicepresidenta económica del Gobierno.

Aparte de la necesidad de estimular el consumo, lo que implica que no se subirá de nuevo el IVA, Salgado ha manifestado que "no parece oportuno" bajar las cotizaciones sociales, especialmente porque el Gobierno está inmerso en el rediseño del modelo de pensiones, y las cotizaciones precisamente sirven para cubrir los costes del mismo.

RECOMENDACIONES DE BRUSELAS

La Comisión Europea (CE) recomendó hoy a España que introduzca un techo del gasto en todos los niveles del Gobierno y también en las comunidades autónomas, entre otras medidas para garantizar el "estricto" cumplimiento de los objetivos de consolidación de las cuentas públicas.

Bruselas recuerda que las regiones contabilizan "una importante proporción" del gasto y que muchas de ellas excedieron sus objetivos de reducción del déficit en 2010, por lo que insta a España a cumplir la propuesta que le ha formulado de buscar un consenso en este sentido en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Asimismo, la Comisión Europea impulsa a España a que cumpla con sus compromisos de reducción del déficit en 2011 y 2012, mediante la adopción de "más medidas" de consolidación fiscal en caso de que los acontecimientos presupuestarios y económicos no ocurran como espera y las previsiones de crecimiento económico del Gobierno no se cumplan.

Bruselas calcula que un crecimiento económico más débil de lo previsto por el Ejecutivo provocará un pequeño desfase de tres décimas respecto al objetivo de reducción del déficit para este año, fijado en el 6 % del Producto Interior Bruto (PIB).

Indica que esta diferencia se ampliará en 2012, al situarse el desequilibrio de las cuentas públicas en el 5,3 %, frente al objetivo del Gobierno del 4,4 % del PIB.

El Ejecutivo comunitario hace estas apreciaciones a España dentro del ejercicio de recomendaciones de política económica que publicó hoy para cada uno de los estados miembros de la UE, en base al programa de estabilidad y reformas enviado por el Gobierno español a Bruselas el 29 de abril pasado.

SUBIR IVA Y LUZ

Dentro de este ejercicio, Bruselas pide a España que explore la posibilidad de reducir las cotizaciones a la seguridad social que las empresas pagan por sus trabajadores, como manera de reducir los costes salariales.

El Ejecutivo comunitario propone compensar esa reducción de los ingresos en las arcas públicas mediante un aumento del IVA o un incremento de la fiscalidad de la energía.

También dentro de las medidas destinadas a mejorar la situación del desempleo y aumentar la productividad, Bruselas insta a España a que finalice la reforma de la negociación colectiva y reforme las cláusulas de revisión salarial para garantizar que "reflejan la productividad y la situación local y de las empresas".

Pero si las reformas laborales emprendidas hasta el momento resultan insuficientes para mejorar la situación, Bruselas aconseja a España que vaya más allá "para reducir la segmentación del mercado de trabajo y mejorar las oportunidades de empleo para los jóvenes".

También anima a España a reforzar el proceso de reestructuración del sector de las cajas de ahorros, "afrontando las debilidades que se mantienen en su estructura de gobierno".

El Ejecutivo comunitario insta, asimismo, al gabinete español a poner en marcha la reforma de las pensiones y a realizar actualizaciones regulares de la edad de jubilación y el cálculo de las prestaciones en línea con los cambios en la esperanza de vida.

Los consejos publicados hoy por Bruselas deberán ser respaldados al máximo nivel durante la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE que se celebrará el 23 y el 24 de junio en Bruselas, una vez sean debatidos por los ministros de Finanzas y Empleo.

El cumplimiento de las recomendaciones por parte de los estados miembros será seguido de cerca por el Ejecutivo comunitario, que efectuará una evaluación de los progresos a nivel general de la UE en enero de 2012 y nuevas recomendaciones específicas para cada país, el año que viene.

MAS AJUSTE Y REFORMAS CONTRA EL PARO

Por su parte, los países de la Unión Europea (UE) necesitan profundizar en la senda de la consolidación fiscal y las reformas estructurales encaminadas a fomentar el crecimiento económico y a reducir el desempleo, según un informe publicado hoy por la Comisión Europea (CE).

"Se necesita un grado mayor de ambición en cuanto a las medidas fiscales destinadas a garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas", dice un documento difundido con motivo de la publicación de las recomendaciones de política económica para cada uno de los estados miembros de la UE.

Según este documento previo, la Comisión Europea estima que los estados de la UE han basado sus programas de estabilidad y reformas en previsiones de crecimiento económico "realistas" y que han reflejado las prioridades europeas en ellos, pero denuncia "falta de ambición y especificidad" en algunos casos.

"La economía europea está en una crítica encrucijada. La recuperación gana terreno, pero es desigual a lo largo del continente", avisa el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, en el documento.

"Sabemos que lograr los objetivos que nos hemos fijado colectivamente nos obligará a tomar decisiones difíciles en ocasiones. Pero estos esfuerzos, si se hacen de manera seria y por parte de todos, permitirán que Europa supere la crisis y salvaguarde nuestra futura prosperidad", añade.

Concretamente, la CE considera que "muchos estados necesitan una consolidación fiscal más ambiciosa" y en algunos casos modificar los sistemas impositivos para proteger el gasto en áreas que fomentan el crecimiento económico.

En el ámbito laboral, son necesarios "más esfuerzos" para aumentar la participación en el mercado de trabajo mediante una subida de la edad de jubilación, una reducción de la jubilación anticipada y una mejora del acceso a los servicios de guardería.

Asimismo, es necesario combatir el desempleo estructural, reducir el paro juvenil, reducir el fracaso escolar y asegurar que los salarios reflejan la productividad, con reformas laborales cuando sea necesario.

La Comisión también considera conveniente mejorar el clima empresarial reduciendo las trabas administrativas y facilitando el acceso a la financiación, especialmente a las pequeñas y medianas empresas (pymes), así como fomentar la innovación, entre otras recomendaciones.

Los consejos para cada país que la Comisión Europea publicará en breve deberán ser respaldados al máximo nivel durante la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará los próximos 23 y 24 de junio en Bruselas, una vez sean debatidos por los ministros de Finanzas y Empleo.

La CE recomendaciones para cada país excepto para los cinco que han recibido asistencia financiera de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI): Grecia, Irlanda y Portugal (de la zona euro), así como Letonia y Rumanía (no miembros del euro). En estos casos, Bruselas sólo les recomienda que cumplan con lo pactado en sus programas de rescate.

El cumplimiento de las recomendaciones por parte de los estados miembros será seguido de cerca por parte del Ejecutivo comunitario, que efectuará una evaluación de los progresos a nivel general de la UE en enero de 2012, y nuevas recomendaciones específicas para cada país, el año que viene.