Javier Fernández, un campeón humilde

"Enseñar a la gente algo que es único y real" asegura el patinador Javier Fernández. Es su expresividad la que le hace conectar con el gran público. Un siempre camaleónico genio del deporte de hielo.

"El vestuario le da una idea al público de lo que tú estás realmente interpretando y eso es una de las cosas más importantes" asegura Fernández.

Ha juntado patinaje y ballet fusionándose con la guitarra de Paco de Lucía. Antonio Najarro, director del Ballet Nacional de España destaca de Fernández su humildad: "es una persona muy humilde que sabe aprender todo lo que rodea al mundo del flamenco y de la danza".