Javier Fernández, medalla de bronce en PyeongChang

Javier Fernández, que acaba de ganar la medalla de bronce en la prueba de patinaje artístico de los Juegos Olímpicos de PyeongChang, declaró nada más lograr este histórico éxito este sábado en Gangneung que esta medalla era "un sueño" para él y que con ella se ha "quitado la espina de Sochi (Rusia)", donde fue cuarto hace 4 años.

"Me siento muy bien, la verdad es que me siento 'súper bien'; es la primera medalla olímpica en patinaje que tenemos en España y es verdad que no es de oro ni de plata, pero para mí sí que lo es", afirmó el campeón español nada más ganar su medalla.

"ME HE QUITADO UN PESO DE ENCIMA"

"Lo es porque todo el trabajo que hemos hecho ha servido para conseguir un sueño, que es lo que era conseguir una medalla olímpica", explicó en el Ice Arena de Gangneung, 'SuperJavi', de 26 años.

"Me he quitado un peso de encima, me quité la espina que tenía clavada desde Sochi -(Rusia), hace cuatro años - cuando se quedó a las puertas del podio al concluir cuarto-", indicó Fernández, doble campeón mundial y séxtuple campeón de Europa.

CUARTA MEDALLA OLIMPICA EN TODA LA HISTORIA PARA ESPAÑA

Con este bronce, el perfeccionista patinador madrileño logró la cuarta medalla olímpica en toda la historia de España en unos Juegos de invierno, después de las que habían ganado hace 46 y 26 años los hermanos Fernández Ochoa, Francisco y Blanca, en esquí alpino; y el snowboarder Regino Hernández, hace dos días, en estos mismos Juegos.

"Después de esto veremos a ver qué pasa. Pero sabía que podían ser mis últimos Juegos Olímpicos y me lo tomé también como una última oportunidad de conseguir una medalla", manifestó a Efe este sábado en Corea del Sur Javier Fernández.

NERVIOSO

"La verdad es que en pista me sentí un poquito más nervioso de lo que estaba ayer, ya sabía que hoy era el día definitivo y que el programa era más difícil", indicó. "Pero la verdad es que luego me he sentido bien, me he sentido seguro. Y bueno, creo que el programa ha sido un buen programa; lo que pasa es que hoy, en general, creo que todo el mundo ha patinado bien", opinó.

"Y entonces los pequeños fallos se convierten en fallos más grandes. Porque los otros también patinan muy bien", respondió a Efe en la zona mixta del Gangneung Ice Arena el patinador de Cuatro Vientos. 'SuperJavi', al que el destino devolvió este sábado en Corea del Sur lo que le había quitado hace cuatro años en Rusia, admitió que ahora tiene "motivos de festejo".

RODEADO DE SU FAMILIA

"Pero no sólo por la medalla, que también, pero sobre todo por algo personal, de liberar toda la presión que he tenido; y también por la alegría que me da el poder compartirlo con la familia, con los amigos y con toda la gente querida", comentó.

Acerca del ya doble campeón olímpico japonés Yuzuru Hanyu, con el que con el que comparte pista de entrenamientos, en Toronto (Canadá); y técnicos -el prestigioso Brian Orser y su 'segunda', la también canadiense Tracy Wilson- y con el que se ha repartido los cuatro títulos mundiales del ciclo olímpico que se cierra en PyeongChang, indicó que "la verdad es que no le" ha "visto competir".

"He visto sus puntos. Yo creo que en su programa largo ha debido de tener algún fallo, porque creo que hubiese podido haber sacado algún punto más. Pero no lo sé, porque no lo he visto", manifestó el campeón madrileño. "Pero está claro que es el que mejor ha patinado en esta competición. Por eso ha ganado", indicó a Efe este sábado en Gangneung, Javier Fernández.