La estación de Metro 'Balcones' y otras 442 ideas de madrileños en 7 días

Mensajes de ánimo a los sanitarios en los balcones de Madrid en plena crisis del coronavirus
Mensajes de ánimo a los sanitarios en los balcones de Madrid en plena crisis del coronavirus |EFE

Los balcones se han convertido en el pegamento de una sociedad madrileña que, acostumbrada a vivir en bares y calles, están confinados en casa, pero en su versión digital, la web habilitada por el Ayuntamiento de Madrid, son además repositorio de múltiples ideas, un total de 442 hasta este viernes.

De lo más variopintas, desde dar el nombre de 'Balcones' a una estación de Metro, para que lo vivido en este confinamiento quede en la memoria, hasta hacer frente a la emergencia facilitando comida a quienes están aislados, cosiendo mascarillas o abriendo las redes Wifi para asegurar la conexión de los más vulnerables.

Un total de 442 propuestas enviadas a la página web 'Madrid sale al balcón', adscrita a Decide Madrid, en solo siete días, que a juicio de la responsable de participación en la capital, la concejal Silvia Saavedra demuestra que "Madrid es fuerte" porque es "una ciudad repleta de ingenio y de solidaridad".

Saavedra quiere que "pasado el tiempo, los balcones se recuerden como un símbolo de participación ciudadana" que "perdure" y de esta crisis el Ayuntamiento espera una enseñanza sobre "nuevas formas de relacionarnos que serán beneficiosas" aunque ahora, desde el confinamiento, "no lo apreciemos".

El 'balcón virtual' del Ayuntamiento de Madrid suma más de 420 iniciativas solidarias en menos de una semana

Algunas propuestas ya ejecutadas

Algunas de las propuestas pueden ponerse ya el sello de ejecutadas. Es el caso de los hoteles para sanitarios, ayuda médica otras comunidades, un teléfono para que los mayores que están solos puedan charlar, espacios personas sin hogar o la emisión de actividades deportivas a través de Telemadrid.

Las iniciativas más destacadas de los madrileños

Algunos proponen la creación de aplicaciones para poner en contacto a personas vulnerables con prestadores de servidores o para que los comercios y establecimientos hosteleros de proximidad lleven sus productos a los consumidores que no pueden salir.

Desde sus casas, los madrileños también quieren estar más conectados, por eso proponen formar grupos de Whatsapp por edificios, con los que conocer las necesidades de los diferentes vecinos, o que cada uno ponga su nombre en el balcón.

Entre otras ideas ciudadanas destacan las de los cuidados: a los mayores, buscando una comunicación con los que viven solos; a los más pequeños, con fiestas desde los balcones para que puedan encontrarse, aunque sea a distancia; y a los enfermos, con cartas y dibujos de apoyo.

'Cuando todo esto pase'

En el capítulo del 'cuando todo esto pase' figuran, además de la estación de metro, un homenaje a los difuntos o el mantenimiento de las redes de solidaridad surgidas.

Entre las propuestas más tecnológicas, figura también el diseño y la construcción en colaboración con las universidades de robots de desinfección.

Rechazo a la vigilancia desde los visillos

Solo un paquete de propuestas despierta, explica el Consistorio, el rechazo vecinal: el de la vigilancia del cumplimiento del estado de alarma desde los visillos.

Desde el Gobierno municipal explican que tras esta participación están en gran parte asociaciones y fundaciones. Asociaciones vecinales, las primeras en organizarse, y profesionales, de ingenieros, psicólogos, además agrupaciones de pacientes.

Para el Consistorio las asociaciones "sirven, mejor que nadie, para canalizar y ser receptores de necesidades y también para realizar propuestas colectivas".

El Consistorio madrileño analiza las ideas una por una y toma en serio lo que considera un proceso de participación "con mayúsculas". También los ciudadanos respetan esta herramienta, pues no han llegado a la veintena las idea o propuestas que no respetaban el espíritu de la iniciativa.

Cada vez que se sube una idea, la Dirección General de Participación Ciudadana verifica su viabilidad y la traslada a los órganos que pueden llevarla a cabo, tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad de Madrid. También se lanzarán "retos" que requieren de la inteligencia colectiva.