El exdirigente etarra Gadafi se niega a responder al tribunal y dice que es inocente

  • La Fiscalía solicita 40 años de cárcel al considerarle responsable del atentado contra un Guardia Civil perpetrado en 1991, cuya esposa e hijo han seguido el juicio mezclados con el público
Foto: EFE |Vídeo: Telemadrid

El exdirigente de ETA Juan Carlos Iglesias Chouzas, alias 'Gadafi', se ha declarado "inocente" en el juicio celebrado en la Audiencia Nacional por el asesinato en 1991 en Bilbao de un agente de la Guardia Civil que murió después de recibir cinco disparos por la espalda.

"No se porqué estoy en este juicio", ha asegurado Gadafi, que se ha negado a responder a ninguna pregunta. La Fiscalía solicita para él 40 años de cárcel por un delito de asesinato terrorista y uno de utilización ilegítima de vehículo a motor y robo con toma de rehenes.

Todo ello por hechos que se remontan al 31 de enero de 1991, cuando Gadafi y el ya fallecido Juan María Ormazábal, alias 'Turco', secuestraron a un taxista y, haciéndose con el control de su vehículo, se trasladaron al barrio de Ocharcoaga, en Bilbao.

Allí, entre los bloques 71 y 72, se encontraba el exmiembro del Instituto Armado Francisco Díaz de Cerio, a quien --según el Ministerio Público-- ejecutaron por la espalda. Los cinco disparos que le propinaron le causaron la muerte, recoge el escrito de conclusiones provisionales, por la rotura traumática del corazón, dejando a su mujer viuda y a dos hijos sin su padre.

EL RELATO DEL TAXISTA SECUESTRADO

La vista oral ha servido para escuchar el testimonio de un agente que ha relatado que el taxista --ya fallecido-- aportó una descripción "muy precisa" de la persona que se sentó en el asiento de copiloto y le enseñó una pistola anunciándole que las personas que se habían montado en el vehículo eran dos etarras.

"Una persona de 30 años, pelo castaño y corto y 1,80 metros. La descripción que todos teníamos de Gadafi", ha señalado, explicando además que durante el atentado el taxista apreció que los miembros de la banda se comunicaban por walkie talkie.

Fue un tiempo más tarde, después de que 'Turco' falleciese y Gadafi huyese, cuando los investigadores localizaron una lonja en la que intervinieron, además de una serie de armas, dos walkies que "podrían ser perfectamente" los que se utilizaron ese día.

Este agente, además, ha destacado que el modus operandi del 'comando Vizcaya', en el que estaba integrado Gadafi, era único. Y esto era así, ha señalado, porque de los 15 atentados que cometieron en al menos 8 de ellos secuestraron un taxi. "Ningún otro lo hacía: este sí", ha añadido.

Para el fiscal, Miguel Angel Carballo, hay evidencias y declaraciones policiales suficientes para condenar a Gadafi a la pena de 40 años en la que se ha ratificado. Existe, ha insistido, pruebas de cargo que "no han sido invalidadas" a pesar de las denuncias de tortura en dependencias policiales.

LA MUJER E HIJO DEL FALLECIDO, ENTRE EL PUBLICO

La defensa del etarra, sin embargo, considera que "no se ha practicado prueba suficiente para enervar la presunción de inocencia" de Gadafi "ni por la vía de corroboración de la declaración de los coimputados o por la vía de la prueba indiciaria".

Su letrado ha insistido en que durante el juicio celebrado este jueves no se ha expuesto con claridad de qué se acusa a su representado. "Ayudó a sustraer el taxi, disparó él... ¿qué hizo en concreto? No se puede decir que, como era del 'comando Vizcaya', pues ya está", ha sostenido.

Asimismo, y en el caso de recibir una sentencia condenatoria, la defensa de Gadafi ha reclamado que se aplique la atenuante de dilaciones indebidas recordando que desde los hechos juzgados han transcurrido más de 30 años.

El Ministerio Público, por contra, ha recordado que las circunstancias que han envuelto al procedimiento y la permanencia del acusado en Francia "son inconvenientes no atribuibles al tribunal". "Si su letrado habla de dilaciones, para las víctimas esas dilaciones serían insufribles", ha constatado.

Precisamente en ese sentido, la acusación particular ha afirmado que el Tribunal es la única "esperanza" para la esposa y el hijo del agente asesinado, que han seguido el juicio entre el público. "Se han esperado 31 años, 1 mes, 24 días y unas horas", ha lamentado.

En esta línea, la abogada ha asegurado que sufrieron "no solamente" por perder a su padre y esposo, sino porque tuvieron que soportar "difamaciones" en el barrio de Ocharcoaga, donde la gente aseguraba que Díaz de Cerio "era un narcotraficante".

UNA LARGA LISTA DE CONDENAS

El juicio ha quedado visto para sentencia este mismo jueves y, de recibir una condena, ésta se sumaría a la larga lista de fallos desfavorables para el histórico dirigente etarra dictados por la sala de lo Penal.

La Audiencia Nacional ya le condenó en 2006 a un total de 156 años y 11 meses de prisión por su participación en varios asesinatos: el del Guardia Civil Ricardo Cousso, cometido en junio de 1991 en Valle de Trápaga (Vizcaya) y el de Ramón Bañuelos, a quien ETA consideraba traficante de drogas, en octubre de 1998, además de su implicación en un atentado contra la Policía cometido en septiembre de 1990 en Bilbao.

Ese mismo año la Audiencia Nacional también le condenó a 18 años de cárcel por tirotear a un hombre en 1991 en la localidad vizcaína de Barrika. 'Gadafi' creía que su víctima, al que no alcanzaron los disparos, era miembro del Cuerpo Nacional de Policía.

Pero, además, el tribunal le condenó a 8 años de cárcel por robar un taxi el 20 de julio de 1991, atar a su conductor a un árbol, y avisar a la Policía de que el vehículo estaba cargado de explosivos frente al campo de fútbol de San Mamés en Bilbao.

Así las cosas, también asumió 6 años de prisión por la colocación en noviembre de 1991 de un artefacto explosivo contra un bar de Santurce (Vizcaya), "que parecía que era frecuentado por narcotraficantes y drogadictos", según el tribunal. La bomba fue localizada por unos transeúntes y posteriormente desactivada por la Policía.

Recomendamos

Mejores Momentos

Programas Completos