Vídeo: Telemadrid | Foto: REDACCIÓN

La experiencia de dormir en un nido como un pájaro

Justino es arquitecto jubilado y ha hecho de su pasión una profesión sin límites en medio de la Naturaleza. Además de crear en la copa de un árbol una casa rural entre las ramas, ha ideado el primer nido para personas, donde se puede dormir como un ave bajo el cielo estrellado.

En lo alto de un olmo

Justino pensó qué hacer con las enormes ramas que había conseguido de la poda de sus árboles y entonces se le ocurrió la idea... ¡un nido! Y en lo alto de un olmo, creó el primer nido para personas, al que se accede por una escalera hecha a base de ramas.

Arriba, una pequeña salita con sofá y una calefacción y una litera con dos camas protegidas por algunas ramas, que no impiden ver la luna llena y las estrellas.

Y aunque aparentemente parezca frágil, Justino asegura que es un lugar bien seguro, igual que los nidos de los pájaros. "Esto ha aguantado la Filomena con kilos y kilos de nieve durante días", explica a modo de seguro por si alguien tiene dudas sobre la consistencia de las ramas.

Sin duda, es la primera casa que existe de este tipo. "Me gusta crear espacios. Y me dije... ¡pues una cosa distinta! ¡Un nido!".

Justino ha creado espacios en los árboles como alojamiento rural: tiene dos cabañas en los árboles y una casa nido

Justino, que es arquitecto jubilado y tiene ya mucha experiencia haciendo casas, ahora se dedica a componer espacios en la Naturaleza, respetando los árboles y las ramas.

El nido está sobre el árbol más alto que tiene, un olmo de 10 metros de altura que él mismo plantó hace 40 años. "Yo aquí subo muchas veces al mediodía y me tomo un aperitivo".

Justino dice que alquila todo los fines de semana sin tener que hacer ningún tipo de publicidad. "Solo el boca a boca". Dormir precisamente en este nido, arropados por el cielo, cuesta 90 euros la noche.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Turismo rural