Madrileños por el mundo: Azores

Foto: Redacción |Vídeo: Telemadrid

Cada semana un reportero del programa viaja a otras ciudades del mundo para ver cómo viven los madrileños fuera de nuestro país. ¿Te animas a venir con nosotros a conocer madrileños por el mundo?

En este programa aterrizamos en Azores, un grupo de nueve islas portuguesas situadas en medio del océano Atlántico, a unos 1400 km al oeste de Lisboa, y que tienen un origen completamente volcánico.

Empezamos nuestro tour en la isla de San Miguel en uno de los lugares más famosos de Azores, el Mirador de la Vista del Rey, desde donde se aprecian los dos lagos existentes en la caldera de un volcán rodeada de cumbres que alcanzan los 850 metros de altura y donde hay también hasta un pequeño pueblo donde sus habitantes están acostumbrados a vivir dentro de un volcán que todavía muestra actividad.

Estos dos lagos del volcán son conocidos como el 'lago verde' y el 'lago azul' que tienen detrás una bonita leyenda sobre su origen que hemos podido conocer en este viaje.

Seguimos nuestra ruta en el mar, con María, la novia de uno de nuestros madrileños, trabaja como bióloga en 'Futurismo Azores Adventure', una empresa que ofrece excursiones para poder ver especies marinas como cachalotes, delfines o ballenas.

"Azores es el lugar perfecto para ver hasta 28 especies diferentes, las 4 residentes más 24 migradoras y que pasan por aquí como la ballena azul o la ballena jorobada", nos ha contado María.

Y otros animales habituales en Azores, aunque terrestres, son las vacas que abastecen de leche a todo Portugal aportando el 35 por ciento de todo el suministro del país.

Aunque el manjar por excelencia de estas islas es la piña, de donde sale una variedad muy única de la zona con una calidad superior.

El cultivo de estas piñas se hace en invernadero y cada ejemplar puede costar unos 6 euros.

Seguimos hablando de gastronomía con el cocido a la portuguesa, también conocido como 'cocido das furnas' que se elabora de una forma muy original en el pueblo de Furnas.

En este lugar hay unas grandes calderas naturales que proceden de zonas activas de los volcanes que formaron las islas y al lado de estas calderas, hay unos pequeños agujeros excavados en la tierra donde los restaurantes introducen sus cazuelas con los ingredientes del cocido.

"Pasadas unas 6 u 8 horas, vienen los restaurantes a recoger sus cocidos que luego se pueden disfrutar en los establecimientos del pueblo de Furnas", nos ha contado nuestra madrileña Sara.

¿Lo pruebas con nosotros?

Recomendamos

Mejores Momentos

Programas Completos