¿Por qué se regalan rosas el Día del Libro?

¿Por qué se regalan rosas el Día del Libro?
¿Por qué se regalan rosas el Día del Libro? |Agencias

El 23 de abril se celebra el día de San Jorge (Sant Jordi en catalán). Una fecha especialmente señalada en Cataluña al tratarse del patrón de la comunidad, pero que va acompañada de otro acontecimiento de relevancia cultural: el Día del Libro.

Esta literaria jornada es una inmejorable ocasión para que los amantes de la lectura puedan descubrir los nuevos títulos del mercado, reencontrarse con sus escritores favoritos y recuperar del cajón de futuras lecturas esos libros que todos tenemos en lista de espera. Además de desempolvar viejos recuerdos y sentimientos al releer páginas que nos devuelven a la memoria personajes y escenarios que nos marcaron.

Una fecha en la que se rinde homenaje a esos “mundos de papel” capaces de encerrar el conocimiento humano y de entretenernos con su imaginación sin límites. Un día en el que, a nivel internacional, las calles se llenan de libros y de actividades literarias que conmemoran la relevancia cultural de las letras en la historia del ser humano.

El 23 de abril: el día que fallecieron Cervantes y Shakespeare

El Día del Libro se celebra cada 23 de abril porque es precisamente en esta fecha cuando fallecieron, en 1616, tres grandes símbolos de la literatura universal: Miguel de Cervantes, William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega.

No obstante, cabe señalar que la fecha de la muerte de estos escritores no es del todo exacta. Cervantes en realidad falleció el día 22 de abril y fue enterrado el 23, que es cuando se consignó su fallecimiento. Por otro lado, Shakespeare, aunque sí que murió el 23 de abril, lo hizo según el calendario juliano, que corresponde al 3 de mayo del calendario gregoriano.

Feria del Libro Viejo-Antiguo Madrid

La decisión de establecer este día dedicado a libros y escritores se decidió, a iniciativa de España, en la Conferencia General de la UNESCO que se celebró en París en 1995. Este día también se fomenta la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. De hecho, el nombre completo de la jornada es el de “Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor”.

En España, además, se celebra en esta fecha la entrega anual del Premio Cervantes, el mayor galardón otorgado a los autores hispanos.

¿Qué se regala en el Día del Libro?

La tradición de regalar una rosa y un libro, que se originó en Cataluña, se ha extendido con el paso del tiempo a gran parte de España. Pero… ¿a qué se debe el regalar rosas? El 23 de abril coincide con Sant Jordi, día en el que Cataluña rinde homenaje a su patrón, que está directamente vinculado con la tradición de regalar rosas durante el Día del Libro.

Una de las leyendas que explican el regalo de la rosa menciona a un dragón, un caballero y una princesa

Una de las leyendas que tratan de explicar el motivo menciona a un dragón que atemorizaba a una de las regiones catalanas (algunos hablan de la villa de Montblanc, pero su localización exacta varía según las interpretaciones). Este dragón, además, infectaba el aire y el agua con su aliento y causaba grandes estragos entre el ganado.

En su búsqueda de comida, el dragón cada vez se acercaba más y más a las murallas de la ciudad, por lo que sus vecinos tuvieron que darle de comer ovejas, bueyes y caballos. Sin embargo, los animales se agotaron y los habitantes, con el fin de saciar el voraz apetito del dragón, acordaron elegir a una persona que se sacrificaría.

Esta persona se elegiría de manera aleatoria: se metieron los nombres de todos en un gran puchero, incluidos los del rey y su hija, la princesa). Cada día, una mano inocente sacaba uno de los nombres para decidir al sacrificado de la mañana siguiente.

Quiso el azar que, en una ocasión, saliera el nombre de la princesa. La joven salió de la ciudad dispuesta a enfrentarse a su terrible destino. Sin embargo, justo cuando iba a ser devorada por el dragón, surgió de entre la bruma un hermoso caballero vestido de blanco que montaba un caballo también blanco.

El caballero arremetió contra la bestia y el dragón, herido se sometió al atacante, que le ató al cuello un extremo del cinturón de la princesa. De esta manera, la dama condujo al animal hasta la puerta de la ciudad y allí, a la vista del asombrado pueblo, el caballero remató al dragón con un golpe de su lanza.

Un enorme charco de sangre del dragón se formó a los pies del caballero y, de este charco, brotó un rosal rojo. El joven quiso obsequiar a la princesa que la mejor de las rosas rojas que crecieron, dando lugar a la tradición de regalar rosas por Sant Jordi.

Otro de los motivos que pueden explicar el regalo en forma de rosa está ligado con la feria de rosas que ya se realizaba en el siglo XV durante el Día de Sant Jordi en Barcelona. A esta feria, que tenía lugar en el Palau de la Generalitat, acudían parejas, prometidos y matrimonios, que se obsequiaban con una de estas flores.

¿Quién fue San Jorge?

Aunque no se sabe a ciencia cierta si San Jorge existió, es uno de los santos más venerados, tanto en España como en el resto de Europa. Cuenta la leyenda que fue un soldado romano de Capadocia, en la actual Turquía, que sirvió al emperador Diocleciano. Entre sus hazañas se halla la liberación de una antigua ciudad libia de las fauces de un terrible y pestilente dragón.

Sin embargo, en aquella época Roma perseguía a los cristianos. San Jorge, cristiano confeso, fue torturado y, como no quiso retractarse de su condición religiosa, el gobernador Daciano mandó su decapitación.

San Jorge, que, de existir, pudo haber vivido entre el año 275 y el 303. Precisamente, se dice que murió el 23 de abril, coincidiendo su onomástica con el Día del Libro. Desde 1456 es el patrón oficial de Cataluña.

Redacción