Vídeo: Telemadrid | Foto: Redacción

Así son las notas que Antonio deja en las puertas de Sevilla para ofrecer su servicio de pan a domicilio

Antonio de 64 años, y viudo desde hace 17 años, ha tenido que reinventarse para poder mantener a su familia, “llevo viudo muchos años y la pensión no me da para vivir”, y por eso lleva tres semanas repartiendo una nota para vender pan a domicilio.

Lleva desde sus 56 años ofreciendo pan a domicilio para sacar a su familia adelante

Una tarea que lleva realizando desde 2013 y la nota sigue siendo la misma, aunque él continúa dejándola a en la puerta de muchos domicilios de Sevilla para conseguir más clientes y no perder los que ya tiene.

De esta forma gana unos 500 euros al mes, haciendo unos 200 servicios de entrega y, juntándolo con la pensión que recibe, consigue un sueldo de 1200 euros que utiliza para saca adelante a sus hijos.

A pesar de que Antonio es panadero de toda la vida, ha visto que las cosas han cambiado mucho y que en muchas casas “el pan es secundario “, dice.

"Se me ocurrió lo de los papelitos porque cuando llamaba, la gente no me abría la puerta"

“El pan me ha sacado a mí hacia adelante siempre pero hoy no”, nos ha contado.

Y para poder remontar en este trabajo, se le ocurrió la idea de las notas, “se me ocurrió lo de los papelitos porque cuando llamaba, la gente no me abría la puerta y de esta forma empecé a conseguir clientes para poder tirar para adelante”.

"Podré traerles el pan todos los días y ello me dará la oportunidad de sacar mi familia adelante", pone Antonio en esta nota que va repartiendo.

Su hijo, que perdió a su madre cuando tenía 12 años, ayuda a su padre en el reparto de pan.

Este panadero de toda la vida también tiene una hija a la que ayuda porque, a pesar de que ha tenido que criarles y mantenerles prácticamente solo, ahora por la pandemia del coronavirus las cosas no se lo han puesto fácil a esta familia que intenta sobrevivir a base de esfuerzo y trabajo.