¿Descontarías de la jornada laboral el tiempo dedicado a fumar o tomar café?