Carlos, el pensionista que lucha contra la desatención de los bancos: “Dicen que es progreso, pero es una dictadura”

  • La campaña de firmas de este pensionista para que los bancos no excluyan a los mayores suma ya 400.000 apoyos
  • Gobierno y Banco de España ya han contactado con Carlos para intentar buscar una solución
Foto: Redacción |Vídeo: Telemadrid

Carlos se ha hecho famoso después de encabezar una campaña para exigir a los bancos un trato personalizado para los más mayores, ese gran colectivo que no se maneja con fluidez en los entornos digitales, a los que cada vez más entidades empujan a los usuarios. En su caso la brecha tecnológica les impide acceder a los servicios bancarios como cualquier otro ciudadano.

SOCIEDAD
¿Deben los bancos restablecer la atención personalizada a los clientes?

“Los bancos lo llaman progreso; pero es una dictadura”, cuenta este David contra el Goliat de los bancos en el programa 120 Minutos. Su campaña de firmas, que supera los 400.000 apoyos, ha tenido éxito. El Ministerio de Economía y el Defensor del Pueblo ya se han puesto en contacto con él para buscar una solución a esta problemática.

Los mayores ganan su 'guerra' y el Gobierno pide a los bancos garantizar el acceso de los más mayores
Los mayores ganan su 'guerra' y el Gobierno pide a los bancos garantizar el acceso de los más mayores
Los mayores ganan su 'guerra' y el Gobierno pide a los bancos garantizar el acceso de los más mayores

Los mayores ganan su 'guerra' y el Gobierno pide a los bancos garantizar el acceso de los más mayores

"Los bancos dicen que es progreso; pero es una dictadura", relata Carlos en 120 Minutos.

Ahora Carlos espera un "contacto directo" del Banco de España para concretar una reunión en la que pueda expresar a los técnicos "la angustia de muchas personas que ni siquiera conocen esta campaña", los principales destinatarios de esta campaña, "un acto de humanidad para personas que no tienen ninguna posibilidad de hacerse oír".

"Se han olvidado de que han dejado de ejercer un servicio público", denuncia Carlos, que recuerda que muchas de las gestiones que realizamos día a día, las tenemos que hacer obligatoriamente por medio de una entidad bancaria. "Yo no quiero convertirme en un trabajador para la banca, porque pago comisiones, encima tienen cifras de beneficios obscenas y hace muy poco les hemos rescatado entre todos". "No es progreso, es una dictadura", concluye este luchador incombustible.

Recomendamos

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Pensionistas