Meteorólogos confirman que el Ártico alcanzó una temperatura récord de 38 grados

Los glaciares del ártico han retrocedido en 100 años entre un 12% y un 16%
Los hielos de las principales islas del archipiélago de Svalbard han retrocedido entre un 12% y un 16% |Telemadrid

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha confirmado que los 38 grados centígrados medidos el 20 de junio de 2020 en la localidad rusa de Verkhoyansk son la temperatura más alta de la que se tiene registro en la región ártica.

La temperatura, que según el comunicado de la OMM es "más propia del Mediterráneo que del Ártico", se registró en una estación meteorológica local durante la ola de calor sufrida por Siberia ese verano, pese a tratarse habitualmente de una de las regiones más frías del planeta.

Verkhoyansk está situada 115 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, y su estación meteorológica realiza mediciones desde 1885.

Descubren una bacteria en el Ártico que 'se come' al metano
Descubren una bacteria en el Ártico que 'se come' al metano
Descubren una bacteria en el Ártico que 'se come' al metano

Descubren una bacteria en el Ártico que 'se come' al metano

El pasado año, Siberia tuvo durante gran parte de los meses estivales temperaturas superiores a la media local en hasta 10 grados, lo que contribuyó a que se produjeran devastadores incendios en la zona y hubiera una gran pérdida de masa helada.

Ello ayudó a que el verano de 2020 fuera uno de los tres más cálidos nunca registrados a nivel global, resaltó la OMM.

La confirmación de este récord es una señal más del cambio climático, subrayó el secretario general de la organización, Petteri Taalas, quien recordó que en 2020 también se midió una temperatura récord en la Antártida, de 18,3 grados centígrados.

La ciencia admite que el cambio climático ya es irreversible
La ciencia admite que el cambio climático ya es irreversible
La ciencia admite que el cambio climático ya es irreversible

La ciencia admite que el cambio climático ya es irreversible

La región ártica está experimentando un efecto invernadero más rápido que otras regiones del planeta, con un aumento de temperaturas que duplica la media global.

La OMM continúa verificando mediciones extremas y actualmente se encuentra en proceso de confirmación de varios registros de 54,4 grados en el Valle de la Muerte (California, Estados Unidos), medidos en 2020 y 2021, así como un posible máximo europeo de 48,8 grados aportado por una estación de la isla italiana de Sicilia este verano.