Confinados mil vecinos en Málaga por riesgo de "lluvia de fuego"

  • Se investigan las causas, que podrían apuntar a intencionado mientras se pide a la población encerrase en casa para evitar la posibilidad de quemaduras
Un vehículo de la Guardia Civil recorre una carretera en medio del incendio de Sierra Bermeja
Un vehículo de la Guardia Civil recorre una carretera en medio del incendio de Sierra Bermeja |GUARDIA CIVIL

Dos nubes de humo procedentes del incendio forestal de Sierra Bermeja (Málaga), que pueden contener partículas de fuego, han motivado el confinamiento de las localidades malagueñas de Jubrique y Genalguacil, donde se inició el fuego que ha recorrido ya 3.600 hectáreas, según ha informado el alcalde de la primera de estas poblaciones, Alberto Benítez.

Ha explicado a Efe que desde el centro coordinador "Emergencias 112 Andalucía" han alertado de esta circunstancia, unos pirocumulos o nubes de humo, uno sobre cada pueblo, un fenómeno que se suele producir en vertical, pero que en esta ocasión se expanden en horizontal, y que plantea -señala el regidor- un "riesgo de lluvia de fuego".

Imagen satélite de la columna de humo que desde la costa española a las proximidades de Orán / NASA
Imagen satélite de la columna de humo desde la costa española a las proximidades de Orán |NASA

Un millar de habitantes suman ambas poblaciones, que deben quedarse en casa sin salir hasta nuevo aviso, debido a que en las próximas horas se puede dar ese riesgo, que podría conllevar quemaduras, precisa.

Benítez ha advertido a través de diversas vías a los vecinos del riesgo, incluidas las redes sociales, y se ha preocupado de comprobar si quedaban en las calles personas mayores que no se hubieran enterado de la necesidad de encerrarse hasta que desde el Plan andaluz contraincendios Infoca se garantice que pueden salir de sus hogares con seguridad.

El alcalde ha explicado que se han retirado efectivos terrestres de la zona, pero permanecen activos los medios aéreos, parte de ellos de titularidad estatal tras decretarse el nivel 2 del incendio, que se ha cobrado la vida de un bombero y ha obligado a desalojar a un millar de personas.

Un incendio "tremendamente complejo, de enormes dificultades y que hacía mucho tiempo que no nos enfrentamos a uno de estas características", ha subrayado Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, que ha dejado claro que están poniendo "todos --los medios-- y no se está escatimando ningún tipo de recursos dentro de la efectividad que tenemos que tener para apagar el importante incendio", que afecta ya a unas 3.600 hectáreas.

"Estamos poniendo todo lo que tenemos a nuestra disposición", ha abundado, recordando que son 37 medios aéreos, más de 500 efectivos para organizar, planificar e intentar extinguir el incendio, además de todas las personas que tienen experiencia en la lucha contra los incendios. De igual modo, ha agradecido a presidentes de comunidades autónomas que le han llamado y han hecho ofrecimientos de medios aéreos, algunos incorporados, además de al Ejecutivo de la nación, recordando la conversación con Pedro Sánchez, que ofreció la posibilidad de contar con la UME.

"Lo primero es salvar vidas", ha dejado claro, explicando que se ha decidido retirar los equipos terrestres para evitar riesgos debido a ese pirocúmulo formado.

Debido al incendio se ha obligado el desalojo de los municipios malagueños de Genalguacil y Jubrique a causa del incendio, del que se investigan las causas, que podría apuntar a intencionado. "Me da mucha rabia, a veces, se cae una línea de electricidad y provoca un incendio; un cristal en el suelo, alguien en la agricultura hace algo que no debe o cae un rayo y la propia naturaleza hace arder un bosque... pero que alguien venga, un canalla venga a meter fuego a algo tan nuestro, tan importante, eso no tiene nombre", ha dicho, por lo que, si definitivamente, tras los informes, dicen que es intencionado "vamos a poner todos los recursos".

"Es un drama, una catástrofe, no tiene otro nombre, que nos golpea, precisamente, cuando pensábamos que habíamos pasado lo peor en materia de incendios a lo largo del verano".