Más de 13.000 madrileños dependen cada mes de la ayuda vecinal para poder comer

  • Desde el inicio de la pandemia las redes solidarias han atendido a más de 100.000 personas
  • Cerca de 6.000 voluntarios, la mayoría mujeres, participan en estos dispositivos
Entrega de alimentos en una despensa solidaria
Entrega de alimentos en una despensa solidaria |Telemadrid.es

Ya no suele hablarse de las colas del hambre en Madrid, pero eso no quiere decir que la situación de vulnerabilidad de muchas familias no siga siendo una realidad.

15 meses después del primer Estado de Alarma por la Covid-19 las redes de apoyo creadas para paliar las consecuencias de pandemia, no solo siguen existiendo sino que continúan distribuyendo alimentos.

Crecen las colas del hambre un año después del inicio de la pandemia
Crecen las colas del hambre un año después del inicio de la pandemia
Crecen las colas del hambre un año después del inicio de la pandemia

Crecen las colas del hambre un año después del inicio de la pandemia

Según datos preliminares de una investigación que en estos momentos desarrolla Tangente con la colaboración de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), el pasado 31 de mayo estos espacios de solidaridad barrial repartían alimentos y productos de primera necesidad a 3.789 familias y 13.352 personas de la capital cada mes.

Agosto será un mes complicado

Lo hacen a través de 48 despensas o bancos de alimentos solidarios que en estos momentos permanecen abiertos pero que, en su gran mayoría, cerrarán en agosto para retomar su actividad en septiembre. De esas 13.000 personas, más de un tercio, aproximadamente el 40% son niños y niñas.

Se ha reducido una tercera parte, apuntan en el estudio, el número de personas que dependen de la ayuda de sus vecinos. Pero aún así sigue siendo una cantidad notable, teniendo en cuenta que esta labor es voluntaria e independiente de las administraciones.

El trabajo en los barrios de Madrid

En la capital, por volumen de ayuda alimentaria, destacan las cinco despensas de Somos Tribu Vallecas, que atienden a unas 2.800 personas cada mes, el Grupo de Apoyo Mutuo de la Asociación Vecinal de Aluche, que hace lo propio con unas 2.400 personas, y el Grupo de Apoyo Vecinal de Las Águilas, que reparte comida a más de 1.000 personas.

La Despensa Solidaria de Carabanchel, Barrio que se Alimenta Solidaridad de Carabanchel Alto y la Red de Cuidados de Fuencarral-El Pardo, por su parte, ayudan a más de 700 vecinos y vecinas cada mes.

La práctica totalidad de los distritos de la capital sigue contando con redes vecinales que, aunque en un volumen muy inferior al de hace un año y con una cobertura muy limitada, ofrecen apoyo alimentario a familias vulnerables.

Despensas en municipios madrileños

Según la información extraída por Tangente y la FRAVM, si sumamos los datos de alimentación de las despensas de Madrid capital a los de las redes que siguen activas en Alcorcón, Aranjuez, Collado Villalba, Fresnedillas de la Oliva y Torrejón de Ardoz, tenemos un total de 4.042 familias y 14.144 personas que en estos momentos reciben ayuda de estos espacios de solidaridad vecinal en la región.

Una labor de gigante que fue desarrollada gracias al trabajo voluntario de más de 6.000 personas, el 65% de las cuales son mujeres.

Premios para Vallecas

Esta imponente actividad fue reconocida hace unos meses por el Parlamento Europeo, que otorgó su Premio Ciudadano Europeo 2020 a la red Somos Tribu Vallecas, así como por el medio Madrid Diario, que concedió a las despensas vecinales el Premio Madrid a la Mejor Iniciativa Social.

El presidente de la FRAVM, Quique Villalobos, fue el encargado de recoger este galardón el pasado 14 de junio en nombre de las redes de la región.