La Policía busca el origen del escape de gas que provocó la explosión en el 98 de la calle Toledo

Imagen del edificio afectado en la calle Toledo
Imagen del edificio afectado en la calle Toledo |EFE

La investigación sobre la explosión en un edificio en el 98 de la calle Toledo está en marcha y ya se conocen los primeros datos sobre lo que pudo pasar este 20 de enero a primera hora de la tarde.

"Si la explosión hubiera sido por la tarde, habrían muerto 400 personas"
"Si la explosión hubiera sido por la tarde, habrían muerto 400 personas"
"Si la explosión hubiera sido por la tarde, habrían muerto 400 personas"

"Si la explosión hubiera sido por la tarde, habrían muerto 400 personas"

Foto: Policía Nacional |Vídeo: Telemadrid

Fuentes policiales han confirmado a Telemadrid que buscan el origen del escape de gas que provocó la explosión.

Se sabe que había un radiador averiado en el sótano del edificio siniestrado. En todo caso señalan que nadie intentó manipularlo ni arreglarlo, según las primeras averiguaciones. Se desconoce si se intentó cerrar la llave del gas.

Sobre las 14.00 horas empezaron a oler a gas.

Fue poco antes de las tres de la tarde cuando se produjo una primera explosión en la parte de abajo del edificio y justo después una segunda en la parte de arriba, que fue la que provocó los mayores destrozos en el inmueble.

Las mismas fuentes confirman que se está tomando declaración a testigos, entre ellos un sacerdote que estaba fuera en el momento de la explosión.

Varias informaciones apuntan que uno de los fallecidos, David Santos Muñoz, electricista, estaba revisando el estado del radiador y de la caldera de gas del edificio, que llevaba un tiempo funcionando mal.

David Santos, de 35 años, era padre de cuatro hijos y miembro de la comunidad del Camino Neocatecumenal. Había acudido a petición de los sacerdotes a revisar la caldera y el radiador, según ha informado un portavoz de esa comunidad y ha confirmado el Arzobispado.

Desde su entorno familiar se especifica que David fue electricista y desde hace más de 3 años trabajaba como personal de mantenimiento de Metro de Madrid y en el Hospital de Móstoles, pero no era especialista en el manejo de calderas, por lo que se duda que realmente estuviera revisando la misma o el radiador.

Expertos señalan que una explosión de este tipo puede ser debido a un embolsamiento de gas provocado por una fuga de varias horas.