Tres jóvenes graves tras el incendio de un taller de ropa clandestino en Carabanchel

  • Los tres jóvenes han sido detenidos, acusados de provocar las llamas

La Policía ha detenido a los tres chicos heridos por quemaduras este domingo en el incendio de un taller en el madrileño distrito de Carabanchel. Están acusados de provocar las llamas.

Todo ocurrió sobre las 4 de la madrugada del domingo en la confluencia de las calles Secuoya y Aguacate, cuando agentes de la Policía Municipal de Madrid que patrullaban esa zona del polígono industrial observaron cómo tres jóvenes semidesnudos y con quemaduras intentaban montarse violentamente en un VTC.

Al llegar los policías, huyeron a la carrera pero fueron interceptados poco después. Se trataba de tres jóvenes de 18, 19 y 20 años, que poco después fueron atendidos por sanitarios del Samur-Protección Civil, que les estabilizaron, les aislaron las vías aéreas y les evacuaron con pronóstico muy grave a la Unidad de Quemados del Hospital Universitario de Getafe y a La Paz.

Son dos marroquíes y un español. Uno de ellos tenía el 30% de la superficie corporal quemada; el segundo un 40 y el tercero un 60%, sobre todo en las piernas, las palmas de las manos y la cara, y uno de ellos en la espalda, según indicó una portavoz del Samur.

Los heridos continúan este lunes ingresados y sedados en los hospitales custodiados por la Policía.

Por su parte, los Bomberos del Ayuntamiento también acudieron a la nave situada en la calle Secuoya, donde extinguieron el fuego, situado en la primera planta. Había dos focos situados en la primera planta y restos de acelerantes como la gasolina.

Además, los agentes encontraron cerca de dichos focos ropa quemada, documentación y el móvil de uno de los chicos con el que supuestamente grabaron lo que hacían para subirlo a redes sociales. También encontraron un mechero y un pequeño soplete.

Uno de los jóvenes heridos presenta quemaduras en el 60% de su cuerpo

Al parecer, los jóvenes habían pedido un Uber. Querían salir del lugar en donde se produjeron esas quemaduras: un taller de ropa clandestino en el número 24 de la calle Secuoya, en donde se produjo un incendio a eso de las 3 de la madrugada. El fuego se desató al caer gasolina en el cuadro eléctrico de la nave.

La Policía Nacional, que se ha hecho cargo del caso, investiga si los arrestados eran trabajadores de este taller o fueron contratados por una tercera persona para incendiar la nave. Al parecer, allí se ubica un taller costura clandestino desmantelado varias veces por la Policía porque explotaban laboralmente a ciudadanos extranjeros, a los que no pagaban. Por tanto, se baraja una posible venganza.

Recomendamos