Más de 3.000 toneladas de restos de construcción y 11 vehículos retirados del río Guadarrama

  • La Confederación Hidrográfica del Tajo, la Comunidad y los ayuntamientos con focos de vertidos prosiguen las tareas de limpieza de este río 
  • Tras la eliminación de los residuos se está procediendo a la renaturalización de las zonas degradadas
Más de 3.000 toneladas de restos de construcción y 11 vehículos retirados del río Guadarrama
Una excavadora retira montones de basura acumulados en el cauce y las orillas del Guadarrama |CHT

La Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) avanza en los trabajos de retirada de residuos en el cauce del río Guadarrama a su paso por los municipios de Arroyomolinos, Móstoles, Batres, Navalcarnero y Villaviciosa de Odón.

Tras la finalización de los trabajos en Arroyomolinos y en Móstoles, término donde se localizaba un mayor volumen de residuos, en la actualidad se está trabajando paralelamente en la recogida y transporte a vertedero de los residuos acumulados en Batres y Navalcarnero.

Comparación del estado previo y posterior de un tramo de la ribera del Guadarrama / CHT
Comparación del estado previo y posterior de un tramo de la ribera del Guadarrama |CHT

La previsión es finalizar los trabajos a finales de mayo. Estas tareas de limpieza, que se iniciaron el pasado mes de diciembre de 2020, se enmarcan en el acuerdo entre el Ministerio de Transición Ecológica, la Comunidad de Madrid y los ayuntamientos ribereños. La inversión prevista por parte del organismo de cuenca es de casi 700.000 euros.

Residuos retirados

En total, se han retirado en el dominio público hidráulico y en la zona de servidumbre del río Guadarrama un total de 4 vehículos abandonados en Arroyomolinos y 7 en Móstoles. A esto hay que unir unos 30 m3 de restos de vehículos, lo que equivale a unas 50 toneladas.

Cerca de 104 m3 de neumáticos fuera de uso, unas 165 toneladas, de los cuales 110 se localizaban en el término de Móstoles. Unos 60 m3 de restos de aparatos electrónicos y eléctricos, el 85% en el término de Arroyomolinos.

Uno de los vehículos retirados junto al cauce / CHT
Uno de los vehículos retirados junto al cauce |CHT

Estos tres tipos de residuos se han acopiado temporalmente en las parcelas municipales cedidas por Arroyomolinos y Móstoles hasta su recogida por el Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) para su correcta gestión.

3.400 toneladas de escombros

Son los restos de construcción y demolición los que se acumulaban en mayor cantidad en el cauce del río Guadarrama. Unas 3.400 toneladas de las cuales cerca del 90% se localizaban en Móstoles. Este tipo de residuos se está trasladando al vertedero de Pinto.

Hasta 90 toneladas de colchones han sido extraídas del cauce y sus alrededores / CHT
Hasta 90 toneladas de colchones han sido extraídas del cauce y sus alrededores |CHT

El resto de los residuos extraídos en estos dos municipios se corresponden con restos de podas y maderas (unos 200 m3), colchones (90 toneladas) y residuos domésticos (70 toneladas).

Colaboración y vigilancia

De forma adicional, en Arroyomolinos se ha restaurado uno de los taludes de la margen izquierda del río, con el fin de renaturalizar y acondicionar el mismo, ya que hasta la fecha estaba totalmente cubierto de residuos.

“Independientemente de las actuaciones en desarrollo, resulta imprescindible que estos trabajos se vean acompañados de una necesaria sensibilización y colaboración ciudadana y tareas de vigilancia de la zona y control de accesos a la misma que eviten la aparición de nuevos depósitos incontrolados”, señalan desde la Confederación Hidrográfica del Tajo.