Metro de Madrid localiza nuevas piezas con amianto en trenes y puentes grúas

Metro de Madrid
Metro de Madrid

Metro de Madrid ha localizado nuevas piezas con amianto en trenes y en puentes grúas ubicados en los talleres centrales.

En una circular del 11 de noviembre, el Área de Mantenimiento de Material Móvil comunica al Servicio de Mantenimiento de Ciclo Corto la identificación de materiales con amianto en la junta de entrada a la caja de conexiones de la manga sensor de velocidad que se monta en los bogies remolque de los coches de las series 2000-A, 2000-B, 6000, 7000, 8000 primera y 9000.Por ello, se suspenden todos los trabajos de mantenimiento correctivo sobre las sondas de velocidad y sus cajas de conexiones.

En cuanto al mantenimiento preventivo sobre estos elementos se podrán realizar las comprobaciones funcionales e inspecciones visuales del correcto estado de los elementos, así como cualquier operación de mantenimiento en las proximidades de dichos elementos, incluyendo las operaciones de lavado de bogies, cuya operatividad no implique una posible manipulación directa sobre la junta de la caja de conexiones.

En otra circular del 12 de noviembre, el Área de Mantenimiento de Material Móvil comunica al Servicio de Mantenimiento de Talleres Centrales la identificación positiva de materiales con amianto en los motores de determinados puentes grúa instalados en los talleres centrales.

Con el objetivo de prevenir y evitar una posible exposición al amianto, se suspende cualquier trabajo de mantenimiento preventivo y correctivo que suponga la apertura o manipulación de los motores distintos puentes grúas.Fuentes de la compañía han explicado que el hallazgo de estas nuevas piezas es consecuencia del trabajo que se está realizando en el marco del plan de desamiantado de Metro de Madrid, pactado con la mayoría de los sindicatos, que participan también en su seguimiento, y que prevé eliminar todo rastro de este material en el suburbano.

En virtud de este plan, se están analizando todas y cada una de las piezas de los trenes así como las instalaciones de Metro para detectar este material, y, en su caso, eliminarlo.

Recomendamos