Madrid adelanta la vendimia a causa de las altas temperaturas y la sequía

  • Los agricultores temen por la cosecha del año que viene
Vendimia
Vendimia |EUROPA PRESS

Agricultores del sector vitivinícola madrileño han adelantado la vendimia a finales de agosto y principios de septiembre a causa de las altas temperaturas y de la sequía, y han alertado del peligro que corren las cosechas del año que viene.

"Nosotros trabajamos el albillo real, que es una variedad de uva muy castiza y temprana. Antes se recogía en la tercera semana de agosto, pero este año la hemos empezado a coger hoy", ha indicado la viticultora Isabel Galindo, del municipio de San Martín de Valdeiglesias.

Galindo ha afirmado que la planta que da la uva se encuentra ahora mismo "muy estresada" a causa del clima y de las olas de calor porque se está registrando un verano "que se ha comido la primavera". Esta situación ha significado el adelantamiento del ciclo de la viña y, por tanto, su recogida.

También ha subrayado que el adelanto de la cosecha "no es lo que más preocupa" sino la planta porque le queda todavía "mucho recorrido" hasta que acabe el ciclo y eso va a provocar, según asegura, que peligre "mucho más" la cosecha del año que viene.

La vendimia se adelanta a agosto por culpa de la sequía
La vendimia se adelanta a agosto por culpa de la sequía
La vendimia se adelanta a agosto por culpa de la sequía

La vendimia se adelanta a agosto por culpa de la sequía

Menos kilos, misma calidad

Andrés Pérez, de Asaja Madrid, ha incidido que, aunque no está confirmado, "se rumorea" que este adelanto se debe a las altas temperaturas y a la actual sequía, a lo que añadido que un adelanto en la vendimia supone principalmente un problema para la planta "porque no lleva un ciclo normal", lo que repercutirá en la cosecha del año que viene.

Recoger la cosecha antes de tiempo va a hacer que la uva sea más pequeña "porque no ha engordado" y una pérdida de kilos, aunque no se reduzca la calidad. "Se van a perder kilos para agricultores y bodegueros", ha reconocido. Y ha alertado de que el olivar también se adelantará seguramente debido a la sequía, porque no tiene suficiente agua.

La producción de aceite de oliva podría resultar insuficiente para cubrir la demanda
La producción de aceite de oliva podría resultar insuficiente para cubrir la demanda
La producción de aceite de oliva podría resultar insuficiente para cubrir la demanda

La producción de aceite de oliva podría resultar insuficiente para cubrir la demanda

Cae un 90% la producción de aceitunas

Uno de los viticultores de la Comarca de Navalcarnero, Federico Benítez, ha trasladado que además del problema con la viña, la constante temperatura alta y los golpes de calor han acabado con "el 90% de la producción de aceitunas” debido a que la oliva, en julio, hace la floración y necesita una temperatura media, situación que no se ha dado este verano.

A este problema se le suma el adelantamiento de la vendimia, donde Benítez ha reconocido que también tendrá que recoger las uvas antes, en vez de a mediados de septiembre, provocando una pérdida de "mucho peso" del producto.

"Al no tener jugo, porque está medio madurada, lo que necesita es humedad y no ha llovido. Esto va a suponer pérdidas al coger menos kilos porque la uva va a tener menos tamaño y vamos a percibir menos dinero", ha lamentado.

Al igual que sus compañeros viticultores, su principal preocupación se centra en la planta de cara a la cosecha que viene. "La planta se va a resistir mucho y no va a producir. Esperemos que el invierno venga lluvioso porque como venga seco... A la vista está que está perdiendo la hoja por el estrés de la planta", ha subrayado.

El sector del campo pide medidas al Gobierno para combatir la sequía
El sector del campo pide medidas al Gobierno para combatir la sequía
El sector del campo pide medidas al Gobierno para combatir la sequía

El sector del campo pide medidas al Gobierno para combatir la sequía

Del tamaño de un garbanzo al de un guisante

Según detalla Benítez, la uva va a mermar muchos kilos y, en vez de tener el tamaño de "un garbanzo castellano", este año va a quedarse "como un guisante", lo que afectará negativamente a la producción de vino.

A estos problemas se le suma el de los conejos, que se comen las plantas de la uva y les hace perder gran parte de la cosecha. "He tenido que alambrar porque hay una reserva de estos animales impresionante", ha concluido.

Recomendamos