El parquímetro llegará a Ventas y Colina, en Ciudad Lineal, el próximo 27 de junio

  • Los vecinos empadronados en estas demarcaciones pueden solicitar ya la autorización de estacionamiento para residentes 

El servicio de estacionamiento regulado (SER) se pondrá en funcionamiento en los barrios residenciales de Ventas (3.685 plazas) y Colina (1.008), en el distrito de Ciudad Lineal, a partir del próximo 27 de junio, y desde este miércoles los vecinos empadronados en ambas demarcaciones pueden solicitar la autorización de estacionamiento para residentes.

El Ayuntamiento de Madrid informa de ello en un comunicado en el que apunta que la puesta en marcha del servicios atiende a la aprobación del pleno de Ciudad Lineal del pasado mes de abril de ampliar el SER a cuatro barrios, fruto de una consulta pública que realizó el distrito en marzo a través del portal Decide Madrid.

La zona SER llegará a Ventas, San Pascual, Quintana y Colina en Ciudad Lineal
La zona SER llegará a Ventas, San Pascual, Quintana y Colina en Ciudad Lineal
La zona SER llegará a Ventas, San Pascual, Quintana y Colina en Ciudad Lineal

La zona SER llegará a Ventas, San Pascual, Quintana y Colina en Ciudad Lineal

Ventas, San Pascual, Quintana y Colina fueron los barrios señalados, y de ellos se decidió ampliar el SER a una parte de Ventas, concretamente el interior del perímetro que queda delimitado por la calle Alcalá, la calle Hermanos Gómez, la avenida de Marqués de Cobrera y la avenida de la Paz.

En el caso de Colina, la extensión comprende todo el barrio, es decir, el interior del perímetro que forman las calles de Arturo Soria, José Silva, la avenida Ramón y Cajal y la M-30.

La modificación de la ordenanza de movilidad sostenible, aprobada el 13 de septiembre de 2021, prevé en su artículo 57 la ampliación del SER a 20 nuevos barrios de la ciudad siempre que, tal y como recoge la disposición transitoria quinta, cuente “con acuerdo previo favorable de la Junta de Distrito correspondiente, así como haber consultado a los vecinos y asociaciones vecinales afectadas”.

Solicitud de la autorización de residente

Desde este jueves, los vecinos empadronados en los dos barrios podrán solicitar la autorización de estacionamiento de residente para poder aparcar sin ser sancionados en las nuevas reservas.

Zona SER en Madrid: el barrio de Ventas aprueba la llegada de los parquímetros; Pueblo Nuevo y Costillares los rechazan
Zona SER en Madrid: el barrio de Ventas aprueba la llegada de los parquímetros; Pueblo Nuevo y Costillares los rechazan
Zona SER en Madrid: el barrio de Ventas aprueba la llegada de los parquímetros; Pueblo Nuevo y Costillares los rechazan

Zona SER en Madrid: el barrio de Ventas aprueba la llegada de los parquímetros; Pueblo Nuevo y Costillares los rechazan

En los próximos días, el Ayuntamiento de Madrid iniciará una campaña de comunicación para que los vecinos conozcan las características de la ampliación. Se remitirán cartas, SMS y correos electrónicos.

También se situarán carteles informativos en las comunidades de vecinos y se repartirán dípticos con información respecto a los canales a través de los cuales se podrá obtener la autorización de estacionamiento (teléfono 010, web www.madrid.es/ser, cualquiera de las oficinas de atención a los ciudadanos de Línea Madrid o la Oficina Especializada de la calle Bustamante, 16).

Presión de estacionamiento en los barrios

El Ayuntamiento añade que los vecinos de Ventas y Colina están sufriendo serias dificultades para encontrar aparcamiento en sus barrios debido, principalmente, a su ‘efecto frontera’ respecto a barrios con estacionamiento regulado.

Los estudios realizados por los servicios municipales en 2020 evidenciaban un porcentaje de ocupación por vehículos de visitantes estacionados superior al 50 % en el barrio de Ventas, concretamente en las franjas coincidentes con el horario comercial, y hasta del 85 % en el barrio de Colina en las franjas horarias correspondientes a la jornada laboral.

En Ventas destaca la influencia de la plaza de toros en días de eventos o venta de entradas, el efecto del comercio local sobre el estacionamiento, así como los accesos desde la M-30, que han convertido al barrio en un aparcamiento disuasorio para usuarios de rutas intermodales.

En Colina, de la misma forma, se ha constatado el uso del barrio como aparcamiento disuasorio por parte de los trabajadores no residentes con el fin de acudir a sus puestos de trabajo aprovechando la oferta de transporte público del barrio (dos estaciones de metro y varias líneas de autobús).

Muchos de ellos acceden desde vías importantes como la M-30 e, incluso, llegan a pie a la zona regulada a través de la calle Costa Rica y la avenida de Ramón y Cajal, con el fin de evitar las limitaciones del estacionamiento regulado.

Recomendamos