Berlanga y lo berlanguiano, en una exposición que honra a un autor esencial

Berlanga y lo berlanguiano, en una exposición que honra a un autor esencial
Berlanga y lo berlanguiano, en una exposición que honra a un autor esencial |Archivo

Fotografías, material audiovisual, guiones, carteles y planes de rodaje sirven para hacer un recorrido a la trayectoria cinematográfica de Luis García Berlanga, "uno de los autores más significativos de la cultura española del siglo XX", en una exposición de la Academia de Cine.

'Berlanguiano. Luis García Berlanga (1921-2021)' es el título de la exposición, que se podrá visitar del 9 de junio al 5 de septiembre en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, y cuyo objetivo es mostrar "al creador de historias y personajes inolvidables a través de sus películas".

Para la exposición se han reunido más de 170 fotografías de distintos fondos fotográficos, como la Filmoteca Española, el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, la Biblioteca Margaret Herrick (de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de EE.UU.) o el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca.

También hay imágenes de los fondos de la Agencia EFE, que muestran a Berlanga en los festivales de Cannes o San Sebastián, como actor en el rodaje de "No somos de piedra", en distintas ediciones de los Premios Goya o junto a Concha Velasco en la Mostra de Cine de Valencia.

Así como una gran instalación audiovisual de doce pantallas para mostrar la variedad de sus planos y un homenaje a numerosos artistas a los que dirigió mediante un vídeo e el que participan un centenar de esos "intérpretes berlanguianos".

La exposición también cuenta con bocetos originales de películas como 'Novio a la vista' (1954), "El verdugo" (1963) y '¡Bienvenido, Míster Marshall!' (1953); los carteles originales de 'La escopeta nacional' (1978) y 'Patrimonio nacional' (1981), o el plan rodaje de este último título.

Igualmente se podrán contemplar extractos de guiones con sus anotaciones; los libretos de las dos versiones anteriores a 'La vaquilla' (1985), que escribió mano a mano con Rafael Azcona; dibujos de decorados y escenografías de sus largometrajes y el Goya que recibió a Mejor Dirección por 'Todos a la cárcel' (1993).

Además, la carta manifiesto que escribió en 1952 sobre la importancia de formarse en el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas (IIEC, publicada en el primer número de la Revista Internacional del Cine.