El gimnasio portátil del Estudiantes

Gimnasio portátil del Estudiantes
Gimnasio portátil del Estudiantes |@movistarEstu

La borrasca Filomena dejó sin cancha a la cantera del Movistar Estudiantes al derrumbarse su pabellón, La Nevera. En búsqueda de una alternativa para sus jóvenes jugadores, el club madrileño ha instalado un Cubofit, un gimnasio portátil en un contenedor reciclado, ideado por empresarios españoles que inspiraron en las playas de California (Estados Unidos).

Lo que parece, y es, un contenedor de transporte de mercancías, se convierte en una instalación deportiva portátil gracias a la idea de un grupo de empresarios españoles que se fijaron en que muchas playas californianas cuentan con contenedores de este tipo para guardar máquinas de ejercicio físico para los deportistas.

Contenedor del Estudiantes |@movistarEstu

"Allí sacan máquinas, las ponen en medio de la playa y hacen ejercicio. Nosotros lo hemos llevado a la idea del ejercicio físico sin maquinarias, con mancuernas y otros elementos", explica el responsable de Expansión y Desarrollo de Cubofit, Jesús Casarrubios.

Esta compañía andaluza tiene desplegados 24 contenedores de este tipo en diferentes puntos de España, contratados tanto por clubes deportivos como por ayuntamientos o universidades que los utilizan para fomentar el ejercicio físico al aire libre.

Un gimnasio portátil y "totalmente sostenible", no solo porque el contenedor ya ha tenido uno o varios usos para el transporte de mercancías -los responsables de Cubofit reciben contenedores de diferentes puertos españoles-, sino porque está equipado con placas solares que alimentan las necesidades eléctricas del sistema, luces LED, equipos de música e incluso algunos enchufes.

Cubofit |@movistarEstu

"Algunos contenedores tienen historias muy curiosas: se han podido fabricar en Australia, han viajado hasta el puerto de Algeciras, y a lo mejor acaban como un gimnasio en Madrid", comenta Casarrubios.

La compañía se puso en contacto con el Movistar Estudiantes a través de un padre de un jugador de la cantera. "Pensó que sería una buena oportunidad para ayudar al club mientras no tuviéramos el nuevo pabellón", explica a Jesús Martín, director de Marketing del conjunto colegial.

"Este concepto de gimnasio al aire libre sin apenas instalación y mantenimiento es una buena opción para cubrir las necesidades básicas de los 2.000 jugadores y jugadoras de nuestra cantera. Además, se contribuye con ello a la sostenibilidad, ya que son contenedores reciclados", agrega el directivo estudiantil.

Cada contenedor -los hay de tres tamaños, desde los de 20 pies que con las puertas abiertas pueden generar un gimnasio de 12 metros de largo, a otros más pequeños y recogidos para espacios más limitados- se equipa con diferentes elementos de ejercicio físico y con un plan de actividades que diseñan en las cátedras deportivas de las Universidades de Almería y Granada, en función del tipo de público al que va elegido: gente joven familias, embarazadas o gente de edad más avanzada.