El Alfredo di Stéfano acoge su primer clásico

Estadio Alfredo di Stéfano
Estadio Alfredo di Stéfano |Agencias

El estadio Alfredo di Stéfano se convertirá en el decimoctavo escenario de un gran clásico del fútbol español, el que enfrenta el sábado a Real Madrid y Barcelona en pleno pulso por el título de Liga, tras las duras críticas del técnico del Liverpool, Jürgen Klopp, a un campo que fue testigo de la conquista de la trigésima cuarta Liga madridista.

Las palabras de Klopp, que han encontrado respuesta del mundo del fútbol y hasta defensa del técnico del eterno rival del Real Madrid, el holandés Ronald Koeman, marcan la llegada del clásico a un escenario inédito.

Zidane: "El clásico será un partido de exigencia máxima"
Zidane: "El clásico será un partido de exigencia máxima"
Zidane: "El clásico será un partido de exigencia máxima"

Zidane: "El clásico será un partido de exigencia máxima"

"Esto es un campo de entrenamiento. Es como si visitáramos al United y jugáramos en su campo de entrenamiento. Por lo menos Anfield es un estadio de verdad", aseguró Klopp, que se llevó tres goles de la nueva casa del Real Madrid desde que llegó la pandemia del coronavirus y se aceleraron las obras del Santiago Bernabéu.

En la historia de los clásicos, iniciada en 1902, el primer lugar donde se disputó no fue un estadio de fútbol como los actuales. En un torneo organizado en el Hipódromo de Madrid para festejar la coronación como rey de Alfonso XIII, el 13 de mayo de 1902, se disputó el primer enfrentamiento entre Real Madrid y Barcelona. Hasta los nombres de los clubes eran distintos. El Madrid Foot Ball Club perdía 1-3 con por entonces llamado Foot Ball Club Barcelona.

La primera visita madridista a Barcelona se produjo, según un informe publicado por el conjunto azulgrana, en el Campo de la Calle Muntaner, que acogió un amistoso en 1906 y un partido de semifinales de Copa del Rey en 1916, el primer encuentro oficial.

De ahí el Barcelona pasaría al Campo de la Industria, donde se instaló 23 años y acogió diez clásicos, todos amistosos entre 1913 y 1921 con un balance de siete victorias del Barça y tres empates.

En la capital de España esos amistosos se disputaban en el Estadio de O'Donnell, tres partidos con dos victorias azulgranas y un empate, y en el Campo de O'Donnell donde el Real Madrid firmaba su primer triunfo, en la Copa del Rey, y nunca perdió en los tres clásicos.

El Campo de las Delicias de Zaragoza también acogió dos amistosos en 1922 antes de que el primer estadio con gran capacidad para el clásico fuese el Estadio Chamartín, casa del Real Madrid durante veinte años y con capacidad para 22.500 espectadores.

El primer clásico de la historia de la Liga llegó con el Barcelona ya instalado en el Campo de Les Corts, el 17 de febrero de 1929, con victoria madridista (1-2) y con 20.000 espectadores en las gradas.

Durante la construcción del Santiago Bernabéu, el Estadio Metropolitano del Atlético de Madrid acogió dos clásicos ligueros. Y ya desde 1948, el Bernabéu fue la sede en Madrid acogiendo 98 enfrentamientos y siendo el estadio que más clásicos ha albergado hasta la fecha. Entre Liga, Copa, Supercopa, Copa de la Liga y enfrentamientos en competición europea, ha celebrado 50 triunfos madridistas por 22 empates y 26 victorias del Barça.

El Camp Nou es la sede en Barcelona desde 1958, con 87 clásicos disputados. En Valencia el estadio de Mestalla acogió cuatro finales de Copa del Rey, encuentro que también se celebró en el Vicente Calderón y en La Romareda de Zaragoza.

La lista de estadios donde se disputó el partido que más expectación levanta del fútbol español se extiende al Ramón de Carranza de Cádiz, con dos amistosos en el Trofeo Ramón de Carranza, y más allá de las fronteras españolas con un clásico disputado en 1982 en el Farid Richa Barquisimeto de Venezuela, de la Copa Presidente de la República, y el más reciente en el Hard Rock Stadium de Miami en partido de la International Champions Cup. El Di Stéfano se suma a la larga lista.