La vacuna contra la Covid-19 puede reactivar el herpes zóster por una bajada de defensas

  • Pero no puede provocarlo en personas que nunca lo tuvieron
La vacuna contra la Covid-19 puede reactivar el herpes zóster por una bajada de defensas
Material preparado para la vacuna de Moderna |Europa Press

La vacuna contra la Covid-19 puede reactivar el herpes zóster en personas que tengan latente este virus, debido a la bajada de defensas que puede provocar cualquier vacunación. Sin embargo, no es algo inusual, sino que es una reacción que también puede darse con cualquier episodio que “distraiga” a las defensas del organismo.

Este herpes, también conocido como 'culebrilla', no aparece entre los efectos secundarios confirmados de las vacunas contra la Covid-19 que están en uso en España. De hecho, un fármaco no puede causar el herpes zóster, ya que es una infección producida por el virus varicela-zóster (VVZ). Lo que sí podría ocurrir, es que la vacuna propiciara su reactivación.

Qué es el herpes zóster

Cuando nos recuperamos de la varicela, el VVZ no desaparece, sino que se queda latente en un ganglio y puede reactivarse si nuestras defensas bajan porque están luchando contra otras amenazas. Es por este motivo por el que la vacunación contra la Covid-19 podría facilitar un brote de herpes zóster.

Según recoge en su web la Asociación Española de Vacunología (AEV), el virus varicela-zóster (VVZ) causa la varicela cuando infecta por primera vez a una persona y el herpes zóster cuando se reactiva.

"Cuando una persona padece la varicela, algunos virus quedan latentes en los ganglios sensoriales, y durante la edad adulta, al disminuir las defensas contra el virus, este puede reactivarse localmente y reaparecer en forma de herpes zóster, afectando al área del nervio que sale del ganglio sensorial afectado", explica la AEV.

El herpes zóster provoca erupciones en la piel, que pueden llegar a ser "sumamente" dolorosas y que aparecen siguiendo el recorrido de un nervio sensitivo. "Esto implica que la erupción rodea de forma lineal un lado del tórax, razón por la que popularmente se le conoce con el nombre de 'culebrilla'", apunta la AEV. Otro síntoma de esta infección es la neuritis aguda (la inflamación de un nervio), que produce dolor en el área de la piel donde después aparecerá la erupción.

La reactivación del herpes zóster, sin embargo, no está entre los efectos secundarios de las vacunas contra la Covid-19. Por su parte, desde el Ministerio de Sanidad remiten al informe de farmacovigilancia sobre las vacunas contra la Covid-19 de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), en el que tampoco se recoge información sobre la reactivación de esta infección.

Algunos estudios sí han registrado este dato como efecto de la vacuna

Un estudio español publicado en la revista ‘British Journal of Dermatology’ analiza las reacciones cutáneas de 405 pacientes que se vacunaron contra la Covid-19. La reactivación del herpes zóster se observó en un 10,1% de los participantes y fue una de las reacciones más notificadas con la vacuna de Pfizer. Además, se contemplaron reactivaciones de otros virus, como el virus del herpes simple (VHS).

Los autores concluyen que podría haber un "vínculo causal" entre la reactivación de estos virus y la vacuna. "Un mecanismo plausible es que una fuerte respuesta inmune específica contra el SARS-CoV-2 o la proteína S de las vacunas puede distraer el control celular de otro virus latente", apuntan.