WWF pide el cierre de las granjas de visones ante el nuevo brote registrado en Galicia

  • El caso se ha detectado justo antes de la época de cría en la que el número de animales crecerá considerablemente 
  • Afirman que el coronavirus puede mutar en estos animales poniendo en riesgo los tratamientos actuales
WWF pide el cierre de las granjas de visones ante el nuevo brote registrado en Galicia
Visones americanos enjaulados en una granja |EFE

La Xunta de Galicia anunciaba este miércoles la aparición de un nuevo brote de coronavirus en una granja de visón americano en la localidad coruñesa de Santiago de Compostela, que alberga más de 6.500 animales.

Se trata del segundo caso de infección masiva de visones americanos en Galicia, donde se concentra la mayor parte de las granjas peleteras del país, y el cuarto en España, tras los brotes ocurridos en La Puebla de Valverde (Teruel), A Baña (A Coruña) y Navatalgordo (Ávila), según señala la organización WWF.

Época de cría

Esta entidad reitera su petición al Gobierno del cierre de todas estas instalaciones y de la prohibición inmediata de la próxima temporada de cría que aumentará la población de visones americanos hasta los 500.000 ejemplares, amplificando aún más el riesgo de nuevos brotes.

La organización también alerta de que "la aparición de nuevos brotes es la constatación de que parece inevitable que sigan apareciendo nuevos casos en estas granjas por la propia peligrosidad y características de las instalaciones".

Todo ello, afirman, a pesar de que este año 2021 se han reforzado las medidas de bioseguridad y vigilancia en dichas granjas, con la puesta en marcha del Programa de Prevención, Vigilancia y Control de Sars-CoV-2.

Riesgo de mutaciones

Países como Dinamarca, Suecia e Italia ya han suspendido la cría este 2021 "por los riesgos asociados al coronavirus y otros, como Holanda, directamente han prohibido esta actividad peletera de forma definitiva", señalan desde la organización ambientalista.

"Las granjas donde viven miles de animales hacinados se han convertido en un peligro para la salud humana porque el coronavirus puede mutar en estos animales y transmitir nuevas variantes a las personas, poniendo en riesgo las vacunas y los tratamientos actuales", concluyen en su comunicado.