Carabanchel, Usera y Villaverde ya registran más contagios de coronavirus que durante el pico de la epidemia

Una mujer se somete a una prueba PCR en Usera
Una mujer se somete a una prueba PCR en Usera |EFE

A agosto se le está poniendo cara de marzo. El rebrote de contagios de coronavirus está dejando unas cifras similares, y en algunos casos superiores, a lo peor de la dura oleada de primavera. En el lado positivo, hay menos hospitalizaciones y menos casos que requieren de ingreso en cuidados intensivos, así como menos defunciones, debido a que el rango de edad de los contagiados es menor.

Los distritos de Carabanchel, Usera y Villaverde presentan ya un número de casos confirmados de coronavirus superior a los que se registraron en los peores momentos de la pandemia, entre la última semana de marzo y la primera de abril. Son las zonas de la capital más afectadas por el rebrote de covid-19, y las que han levantado todas las alarmas.

Si bien es cierto que se están realizando más pruebas PCR, lo que hace que se confirmen más positivos, las cifras en todo caso son preocupantes. De ahí las pruebas que durante esta semana se están desarrollando en seis zonas de la región, con el objetivo de adelantarse a la cadena de transmisión en los puntos "calientes" con mayor incidencia de covid-19.

La incidencia de casos confirmados en los últimos 14 días, cifra que se toma como principal referente para el seguimiento de la epidemia, se sitúa en Carabanchel en 1.105 casos, en pleno ascenso desde finales de julio. No se registraban tantos casos desde la semana del 31 de marzo al 7 de abril, el pico en todo Madrid, cuando se registraron casi 967 casos. Es, en términos acumulados, el distrito en el que el rebrote ha sido más intenso.

Pero una curva similar se aprecia también en Usera (818 casos frente a los 605 detectados el 31 de marzo), con el agravante de que este distrito registra la mayor tasa de incidencia acumulada de la capital, 585 casos por cada 100.000 habitantes.

Junto con Villaverde (631 frente a 569), son los tres distritos en los que ya hay más casos confirmados que en aquel periodo. Puente de Vallecas (1.099 frente a los 1.251 casos del 7 de abril) también está prácticamente en una situación similar a la de la primavera. Además, es el segundo donde se da una mayor tasa de incidencia en los últimos 14 días, 467 casos por cada 100.000 habitantes.

Distrito Tasa IA 7 días* Tasa IA 14 días*
Usera 334,19 585,37
Puente de Vallecas 207,79 467,94
Carabanchel 198,74 436,59
Villaverde 222,9 423,64
Villa de Vallecas 100,58 254,61
Latina 111,66 254,39
Ciudad Lineal 107,73 241,35
Centro 109,75 223,21
Arganzuela 109,23 216,51
Vicálvaro 97,1 215,01
Tetuán 89,23 213,26
Moratalaz 101,51 205,14
Retiro 85,49 178,52
San Blas 82,2 168,84
Salamanca 80,08 157,42
Moncloa-Aravaca 58,62 149,89
Chamberí 60,27 142,06
Fuencarral-El Pardo 60,18 138,25
Hortaleza 50,48 134,44
Chamartín 53,48 134,39
Barajas 46,99 98,07

*Tasa de incidencia acumulada (números de casos por cada 100.000 habitantes) a 18 de agosto. Fuente: Comunidad de Madrid.

En estos distritos lo más preocupante es que el número de casos lleva desde finales de julio en pleno crecimiento exponencial, de modo que se doblan las PCR positivas cada semana.

En el lado opuesto, Barajas nota también cierto repunte, pero mucho más aplanado que en el resto de distritos. Así, es el único que no llega a una tasa de incidencia de 100.

Lo único que "amortigua" estos datos es la menor intensidad de la enfermedad. La foto ha cambiado desde marzo hasta ahora, de modo que los grupos de edad más afectados por el rebrote de coronavirus son los que van de los 15 a los 49 años, según el último informe epidemiológico publicado por Sanidad, lo que está relacionado directamente con una menor tasa de hospitalización.

Incidencia de casos de coronavirus por rango de edad a 18 de agosto |Servicio de epidemiología. Dirección General de Salud Pública

Así, los datos diarios remitidos por la Comunidad de Madrid hablan de 963 ingresos hospitalarios y 101 pacientes han tenido que ser atendidos en la UCI. Esto, al menos, hace que la presión asistencial sobre el sistema de salud sea en apariencia menor que la avalancha que se produjo durante el pico de primavera.

Lo que no ha cambiado es la incidencia en la mortalidad. Según el mismo informe epidemiológico semanal, cerca del 90% de casos que finalmente acaban en fallecimiento se sigue dando entre mayores de 70 años.