Ayuso dice que la tacharían de "tipa peligrosa" de haber convocado elecciones en plena tercera ola

Isabel Díaz Ayuso
Isabel Díaz Ayuso |PP Cataluña

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, cree que la hubieran tachado de "insensata" y "tipa peligrosa" de haber convocado elecciones en plena tercera ola.

"No quiero ni pensar en lo que estaría pasando en España si gobernara el PP una situación como la actual. Estarían quemando las calles", ha respondido Ayuso en una entrevista en El Mundo, recogida por Europa Press.

La jefa del Ejecutivo madrileño ha hecho mención a "las manifestaciones por una mascota asesinada", ejemplo de que ha "visto a la izquierda en las calles por asuntos mucho menores y, sin embargo, aquí ahora no pasa nada, porque controlan los sondeos y tienen un gran poder en la opinión pública".

"Hay ataques de la izquierda feminista que son machistas"

Otra de las críticas que ha lanzado a la izquierda es que "es más machista de lo que se cree". "Hay un tipo de ataques de la izquierda feminista que son machistas: me han llamado enferma mental o cuqui, apelativos que a un hombre nunca se le dirían".

Díaz Ayuso ha seguido defendido sus medidas para hacer frente al coronavirus pero sin descuidar la economía, otro foco de conflicto con la izquierda. "Es imposible pasar de la cola del hambre a recuperar tu restaurante. Hay que intentar que nadie pierda su vida pero no puedes cerrarlo todo, la salud y la economía van de la mano. La salud no es no contagiarse sólo, es más, es estabilidad emocional", ha apelado.

"El cierre absoluto ya lo vivimos y no mató al virus. Hay que aplicar medidas creativas y apelar a la responsabilidad individual"

"El cierre absoluto ya lo vivimos y no mató al virus. Hay que aplicar medidas creativas y apelar a la responsabilidad individual. Sigo pensando que hacemos lo menos malo dentro de las dificultades. Mientras dure el virus hay que ir a por él", ha argumentado la presidenta.

Ayuso señala como sus banderas, los negocios abiertos, el hospital Isabel Zendal "y hacer miles de test de antígenos, también en las farmacias". "La desesperación porque se muere gente te dispara la imaginación y anima a pensar en grande, por ejemplo, convertir un hotel en un hospital, o levantar un hospital de pandemias como el Zendal", ha señalado.

"Más de 1.100 personas han sanado allí. Las campañas de sabotajes, tanto los físicos denunciados esta semana como los mediáticos, son inaceptables, una gran irresponsabilidad", ha rematado.