Ayuso anuncia el uso obligatorio de mascarillas, 4 millones para la hostelería y permitir ya visitas a las residencias

La presidente de la Comunidad de Madrid, responde en el Pleno de la Asamblea
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, responde en el Pleno de la Asamblea |EFE

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado un plan para la hostelería de Madrid de 4 millones de euros, 40.000 euros por beneficiario, ha dicho que va a pedir el uso obligatorio de mascarillas en público, que se instalarán "filas exprés" en los establecimientos para que los mayores no tengan que estar tiempo esperando y que la Comunidad está redactando un protocolo para permitir ya las visitas a los mayores en las residencias.

"Iglesias no ha hecho nada"

Todo ello lo ha anunciado en un Pleno de la Asamblea de Madrid que ha registrado un duro enfrentamiento con el portavoz de Podemos, Jacinto Morano, a cuenta de las residencia de mayores, la actuación de Pablo Iglesias en ello y en el establecimiento de la renta mínima.

Sobre esto último Ayuso ha espetado a Morano: "La renta mínima no la han inventado ustedes, hace décadas que la tiene Madrid para familias vulnerables y les sirve de colchón hasta que encuentren empleo. Hay quienes no quieren depender de Podemos ni del gobierno nefasto de Moncloa hasta que diga cuanto dinero va a destinar a ello".

Ayuso, ha acusado al Gobierno central de "mirar para otro lado" a la hora de gestionar el brote de coronavirus en las residencias "Iglesias no ha hecho nada" y Unidas Podemos ha propuesto una ley de ratios para residencias de mayores.

No obstante, ha indicado Ayuso que como el virus "va a estar un largo tiempo en la población" y la de Madrid es "muy envejecida" llevarán a cabo planes de atención, más EPIs, más formación y protocolos de visitas, que son "necesarias" para los residentes que necesitan ese contacto con sus familiares.

Plan para la hostelería

En contestación a la pregunta del portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, Ayuso ha anunciado un plan para la hostelería madrileña con una partida extraordinaria de 4 millones de euros para préstamos blandos, de hasta 40.000 euros por beneficiario. La presidenta de la Comunidad ha hecho hincapié en que este es un sector que "cuenta con 31.398 bares y restaurantes, que emplea a 218.900 trabajadores y que aporta el 7,2 del PIB de la región".

Para Ayuso, es necesario "hacer compatible la protección de los más vulnerables con la vida normal y recuperar los niveles económicos" que se tenían en la Comunidad de Madrid a principio de año. Para ello, ha desgranado que mantendrá reuniones con todos los sectores y apostando por reducir las trabas burocráticas.

Mascarillas y aire acondicionado

La presidenta de la Comunidad ha dicho que va a pedir el uso obligatorio de mascarillas en Madrid y ha avanzado que el Gobierno regional está analizando si el aire acondicionado es "un vehículo transmisor del virus", para de ser así tomar nuevas medidas en el transporte público o en recintos cerrados.

Filas exprés

En respuesta a Gabilondo, sobre la desescalada, Ayuso ha dicho que, entre otras acciones de cara al verano, también están valorando crear "filas exprés" en los establecimientos para que todas las personas vulnerables, sobre todo los mayores, "no tengan que estar más tiempo del necesario esperando", así como una flexibilidad horaria para ellos. Se reforzará también la Atención Primaria y las residencias.

Además, la dirigente ha desgranado que han comenzado un estudio de los paciente con Covid-19 que han estado en Ifema, "que es el hospital de hospitales con ciudadanos de todos los rincones de la Comunidad", para conocer datos sobre los tramos de población, las circunstancias previas y sobre cómo se ha comportado el virus en las personas que han sido contagiadas.

Gabilondo pide una estrategia

Por su parte, Gabilondo ha hecho hincapié en que "lo peor de la crisis sanitaria parece haber pasado" pero la pandemia "sigue vigente y conviene no generar otra impresión, ni confiarse". "Su Gobierno debe articular la estrategia y el proceso de reducción del confinamiento y contribuir a la gobernanza en coordinación con otras administraciones, sobre todo con el Gobierno de España", ha apuntado.

Gabilondo ha reprochado a Ayuso que, en este primer paso para el desconfinamiento, el Ejecutivo regional "hasta hoy no ha trasladado una propuesta al Ministerio con el análisis de situación, las medidas que adoptar y el cronograma para su implementación, y pasar a la fase 1". Así, ha hecho hincapié en los "grandes problemas" que ha tenido el Gobierno de coalición para "elaborarlo y enviarlo a tiempo".

Gracias a las empresas de los menús escolares

Sobre los comedores escolares, la presidenta de la Comunidad le ha contestado a Pablo Gómez Perpinyá, de Más Madrid, que "tienen poca idea" cuando éste la ha felicitado "por rectificar".

"Para que vean que poca idea tienen, no son 11.000 sino 4.500 familias solicitantes que han pedido el menú del mediodía. Ustedes sólo quieren asustar y amedrentar a este gobierno y han hecho tanta demagogia con esto que no se enteran de nada. Ayuso ha agradecido a las empresas como Rodilla, Viena Capellanes y Telepizza "porque nos ayudaron cuando no había forma de llegar a los sitios y distribuir los menús" y ha dicho que ahora volverán a los menús ordinarios.

Recetas para la crisis

En respuesta a una pregunta de la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, Ayuso apostado por fomentar el empleo, menos trabas y confianza en los emprendedores como recetas para afrontar la situación derivada de la crisis del coronavirus, ha hecho hincapié en que el Gobierno regional "no ha escatimado en recursos ante la crisis" y ha defendido el refuerzo de la contratación de personal sanitario así como la compra de material.

Monasterio pide prudencia

Por su parte, Monasterio ha hecho hincapié en que se está ante el "principio del fin de la pandemia" y que quedan muchos meses pero hay que estar "preparados". "La mejor manera de estar preparados es ser muy prudentes, es fundamental la previsión sanitaria, económica y social", ha dicho.

A su parecer, es preferible "pecar de previsores que de optimistas" y ha alertado de que es fácil "bajar la guardia", como pasó en el acto de cierre de Ifema", y por ello ha insistido en que la autonomía necesita "un plan de contingencia" que haga frente a la situación actual y permita estar preparados en caso de que haya una "segunda oleada".