José Tomás, apoteosis en Granada

José Tomás, apoteosis en Granada

Enorme expectación, y cartel de 'No hay entradas' en la taquilla de la plaza de Granada.

El respetable, deseando una gloriosa tarde de toros. El de Galapagar, un año después de Algeciras, no defraudó.

En el callejón, Tomás, de azul y oro, luce serio, concentrado, muy delgado, con un mechón de cabello cada vez más blanco. Saludos al respetable durante y tras el paseillo.

Cuatro toros. "Fumador", que abre la tarde, y "Novelero", que la cierra, de Núñez del Cubillo, "fogoso", de Garcigrande y "Bellito", de el Pilar.

El maestro da un recital de torería digno del cossío. Chicuelinas lentas, estatuarios marca de la casa en el centro del anillo.

Naturales y derechazos ligados, gaoneras ceñidas. Un cambio de mano que cierra con un circular de cartel.

Chicuelinas muy lentas, delantales de maravilla. Seis orejas y un rabo, y puerta grande.

Ya lo dijo Marcial Lalanda, el toreo es la síntesis de muchas emociones. José Tomás las sustancia todas como nadie.