Jóvenes científicos tocan en el Auditorio Nacional

Jóvenes científicos tocan en el Auditorio Nacional

Son jóvenes pero virtuosos. En sus venas el veneno de la música. Pablo tiene 20 años y toca desde los 12.

Compagina sus estudios de arquitectura con el violín. Una pasión que ejerce en grupo.

Marta tiene 25 años y ya es ingeniera aeronáutica. Ya está trabajando en su sector, pero confiesa que la música le llegó muy temprano al corazón.

"Yo empece a tocar el violín en el conservatorio con 8 años, y estuve allí hasta los 18 que me vine a estudiar a Madrid" confiesa.

Antonio ya a sus 19 años tiene claro que quiere vivir de la música. La trompeta es parte de él.

"Para mi la música es una forma de vida me encanta tocar el instrumento y también viajar" nos cuenta ilusionado.

Laura desde los 5 años toca la viola. Ahora con 19 estudia ingeniería aeroespacial. Pero la música sigue siendo un puntal de su tiempo.

"Para mi la música me transmite muchísimo, y tocarla es muy importante. Me desahoga también en momentos de estrés". Científicos y músicos casi a partes iguales.