Sánchez pasa al contraataque con el PP por la tesis de Cosidó

Sánchez pasa al contraataque con el PP por la tesis de Cosidó

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pasado este martes al contraataque con el PP retando a su portavoz en el Senado, Ignacio Cosidó, a publicar su tesis doctoral si no tiene nada que ocultar y a explicar cómo es posible que en el tribunal que le evaluó hubiera miembros del PP.

El mismo día en que la Mesa del Senado ha admitido a trámite la petición del PP de crear una comisión de investigación sobre la tesis de Sánchez, con el único voto a favor del PP, que tiene mayoría absoluta en la Cámara Alta, Sánchez ha enumerado en la sesión de control al Ejecutivo los casos de senadores del PP a los que se podría pedir la dimisión por su comportamiento no ejemplar.

Sánchez se ha referido expresamente a los senadores que aparecen citados en los papeles de Bárcenas, al expresidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa Pedro Agramunt o al propio Cosidó, que apartó, siendo director general de la Policía, al comisario que investigaba la compra del ático del expresidente madrileño, Ignacio González.

Este contraataque de Sánchez ha tenido lugar en respuesta a una pregunta de Cosidó que pretendía poner en cuestión el compromiso del Gobierno con la regeneración democrática tomando como base la negativa del presidente a comparecer en el Pleno del Senado para dar explicaciones sobre su tesis o el intento del líder de Podemos, Pablo Iglesias, socio del Gobierno en la aprobación de los Presupuestos, de negociar en la cárcel el apoyo de ERC a esas cuentas.

EL SENADO NO ES UN LODAZAL

El Senado "no es ningún lodazal", le ha espetado Cosidó a Sánchez, aludiendo a la excusa que ha puesto el jefe del Ejecutivo para negarse a comparecer en un Pleno extraordinario centrado en las sospechas de plagio en su tesis, que forzaron al presidente a hacer pública la consulta en Internet de su trabajo académico.

Cosidó ha echado en cara su actitud a Sánchez, que sólo demuestra "el escaso talante democrático" que caracteriza, a su juicio, al jefe del Ejecutivo. Una actitud acrecentada, en opinión del portavoz del PP, a que el Gobierno "del doctor Sánchez" --ha dicho de forma irónica-- está un poco "embarrado".

"¿Si cree que no ha hecho trampas, por qué no viene a explicarlo? ¿Va a interponer las querellas anunciadas a los medios de comunicación (que le acusaron de plagio en su tesis)"?, le ha retado Cosidó.

"A usted le han dimitido dos ministros en menos de 100 días de gobierno. Tiene 4 ministros tocados y una ministra de Justicia que es la primera que ha sido que reprobada por ambas Cámaras con mayorías diferentes", lo que evidencia que no se fían de ella "ni sus socios parlamentarios", ha abundado Cosidó.

Pero "el mejor ejemplo de regeneración política" que ha dado el Gobierno de Sánchez es, a juicio de Cosidó, "que su testaferro político", Pablo Iglesias, líder de Podemos, se vaya a "negociar los Presupuestos Generales del Estado con un preso", en relación a su visita al presidente de ERC, Oriol Junqueras, en la cárcel de Lledoners (Barcelona), y que ahora pretenda hablarlos con el expresident Carles Puigdemont, fugado de la justicia, lo que ha calificado de "verg~enza democrática".

SANCHEZ, UN PELIGROSO IZQUIERDISTA

En su réplica, Sánchez se ha burlado de la estrategia de oposición que está desarrollando el nuevo PP, al que ha instado a volver "a la moderación" como le correspondería a un partido que aspira a recuperar el Gobierno porque el centroderecha "no se siente representado por su estrategia de oposición"."Sí, soy un peligroso izquierdista que quiere romper España y encima dono sangre", ha bromeado Sánchez, en referencia a la acusación infundada que ha vertido contra él el PP por haber donado sangre para las Fuerzas Armadas sin que hayan pasado cuatro meses de su gira iberoamericana.

Sánchez ha continuado su ataque contra el PP poniendo en valor que los socialistas han defendido la Constitución y el Estado "en la oposición y el Gobierno". "Ustedes no pueden decir lo mismo", les ha reprochado al PP, al que ha acusado de aplicar "la ley del embudo, muy ancho para ustedes y muy estrecho" para el resto.

Pero el presidente ha reafirmado su determinación a seguir trabajando para "regenerar" la vida política a pesar de los intentos del PP de "devaluar" el poder legislativo.

Mejores Momentos

Programas Completos