El Gobierno presiona al PP ante el abandono de sus socios de investidura en el estado de alarma

El Gobierno presiona al PP ante el abandono de sus socios de investidura en el estado de alarma

El estado de alarma decretado frente al coronavirus, cuya prórroga se vota este miércoles en el Congreso por cuarta vez, no tiene riesgo de revocarse mientras el PP no llegue a votar en contra, pues los votos que suman el PSOE, Unidas Podemos y varios partidos minoritarios son suficientes para derrotar al resto de formaciones. Si el Grupo Popular gira al 'no', entonces el Gobierno de coalición sí deberá redoblar esfuerzos para recabar más apoyos, y ahí Ciudadanos y PNV serán determinantes.

Decretado por el Gobierno el 14 de marzo para poder adoptar medidas extraordinarias ante la pandemia del coronavirus, el estado de alarma se ha ampliado tres veces en el Congreso, cada quince días, y en cada votación ha ido perdiendo respaldo. Si la primera vez, el 23 de marzo, no hubo votos en contra, a la siguiente (9 de abril) ya se opusieron Vox y la CUP, y el pasado día 22 se añadió Junts al 'no', con lo que ya hubo 62 votos en contra.

Las correlación de fuerzas va a cambiar este miércoles pues la dirección de Esquerra Republicana de Cataluña ya ha decidido que abandona su abstención de los anteriores plenos y que, al igual que los demás independentistas catalanes, va a votar en contra, mientras que el PP ha anunciado que no puede volver a votar a favor y PNV, que según su presidente, Andoni Ortuzar, "más que estar en el no, no está en el sí" en este momento.

Vox sigue en el "no" y Ciudadanos se abre a negociar su apoyo a la prórroga tras hablar con Sánchez al que Arrimadas le ha trasladado su plan para salir del confinamiento y se ha abierto a negociar para intentar llegar a un acuerdo.

Además de los 155 votos del PSOE y de Unidas Podemos, el Gobierno cuenta con 3 votos de Más País y podría sumar también los de PRC, Teruel Existe y Compromís, con los que llegaría a 160.

En se escenario, no tendría problemas en superar la votación siempre y cuando el PP se quedara al menos en la abstención. Si el Grupo Popular decidiera dar el salto de pasar del sí al no, los votos en contra del estado de alarma se multiplicarían hasta los 166 votos y ya ahí la posición de los demás minoritarios sería determinante. Coalición Canaria ya ha anunciado que se abstendrá la igual que Bildu.

Pero el Gobierno puede quedar retratado en su progresiva pérdida de apoyos, algo que motiva las presiones hacia el PP que hasta la fecha respaldó las tres primeras prórrogas del estado de alarma. Según Pablo Casado, "a día de hoy, no esta nada claro que el PP vaya a apoyar esa medida". Casado reclama a Sánchez que desvincule las ayudas a los ERTE del decreto de prórroga y le dice que hay alternativas: la Ley de Salud Pública, la Ley de Protección Civil o la Ley de Seguridad Nacional. "Le estamos diciendo que no vincule el estado de alarma a las ayudas a millones de españoles que las necesitan porque sabe que no tiene por qué hacerlo", ha enfatizado.

Desde el Gobierno sin embargo insisten: sin esa declaración de excepcionalidad toda la actividad deberá recuperarse. José Luis Ábalos, ministro de Movilidad y Transportes sostiene que "se corre el riesgo de que se produzca un rebrote de contagios" y que su voto negativo "nos puede llevar a un caos sanitario y económico".

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Congreso de los Diputados