Blindaje policial en la frontera con Irún por la cumbre G7

Blindaje policial en la frontera con Irún por la cumbre G7

A pocos días del comienzo de la cumbre G7 en Biarrizt, la policía intensifica los controles en las fronteras entre Francia y España. Unos controles que están provocando cortes de carretera y de ferrocarril. Y es que hay anunciada una contra-cumbre de 8000 antistema. Por eso, Guardia Civil, Ertzaintza, Policía Nacional española y Policía francesa ya despliegan el dispositivo alrededor de la frontera con Irún.

Un blindaje conjunto ante la cumbre G7

El objetivo es garantizar la seguridad de la próxima cumbre G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido) que tendrá lugar en Biarrizt. Policía Nacional española y francesa mantienen desde hace días un cordón de seguridad en Irún, lo que provoca algunas retenciones en la frontera.

El viernes se incrementará la seguridad con la llegada de Donald Trump

La policía supervisa cada uno de los vehículos que quieren acceder a Francia. Cada vez que dan con algún sospechoso, paran el coche, identifican a los conductores y revisan el maletero, lo que provoca que el tráfico sea mucho más lento. Policía Nacional española, Policía francesa y Guardia Civil trabajan de forma conjunta. Un dispositivo apoyado también por cerca de 4.000 agentes ertzaintzas y que comienza a ser algo incómodo para los vecinos de esta localidad y los turistas que están de paso por esa zona durante estos días.

El Ministerio de Interior de hecho recomienda evitar este paso fronterizo, ya que la seguridad irá en aumento en previsión de la llegada del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el próximo viernes.