Las mascotas madrileñas se ponen guapas para la bendición de San Antón

Las mascotas madrileñas se ponen guapas para la bendición de San Antón

Un año más, se cumple la tradición. Centenares de mascotas han desfilado frente al hisopo del padre Ángel. Perros, gatos, tortugas, ratas, pájaros. Una tradición que cada año reúne a decenas de animales de todo tipo en un ambiente festivo en el entorno de la iglesia de San Antón.

Un San Antón con su dosis de polémica: Una ordenanza contra el ruido ha impedido que la banda de música toque en la calle.

Sin música en la calle esta vez durante la bendición de San Antón

La tradición de los panecillos, de los que se reparten unos 80.000, se debe a los que comía el santo ermitaño durante su ayuno y los esfuerzos que hacía por evitar las tentaciones. La poca humedad de la masa hace que puedan conservarse durante meses.

Esta fiesta se popularizó en el Madrid del siglo XVIII.