Una empresa especializada reanudará la búsqueda de los operarios desaparecidos en el vertedero de Zaldibar

Una empresa especializada reanudará la búsqueda de los operarios desaparecidos en el vertedero de Zaldibar

Una empresa externa especializada en gestión de residuos reanudará "en breve", junto a los servicios de rescate, las tareas de excavación y búsqueda de los dos trabajadores desaparecidos este pasado jueves en un desprendimiento de tierra en Zaldibar, tras haberse suspendido por la presencia de una gran cantidad de amianto en la zona.

Los servicios de emergencia confirman que, pese al amianto, no hay peligro para la población y ya se ha identificado a los dos desparecidos.

Excavación manual

El viceconsejero vasco de Seguridad, Josu Zubiaga, junto al director general de Osalan, Alberto Alonso, han comparecido en rueda de prensa tras la reunión mantenida en el centro de emergencias de Txurdinaga por parte de Gobierno vasco, Diputación de Bizkaia, el titular de la autopista y Osalan para analizar la situación generada.

Según ha dado a conocer Zubiaga, una empresa especializada en trabajo de zonas con amianto será, junto a los servicios de rescate profesionales de Ertzaintza y bomberos, la encargada de llevar a cabo los trabajos de excavación "manual" y búsqueda de los dos operarios desaparecidos.

"Todo se hará con las medidas que ha establecido Osalan tanto en cuanto a equipamiento como a labores de formación y limpieza de los utensilios", ha afirmado.

Presencia de amianto

De este modo, el Departamento de Seguridad ha confirmado la presencia de amianto en el desprendimiento, por lo que es necesario adoptar las "medidas necesarias de precaución", aunque no se ha concretado la cantidad de amianto que estaría acumulado en el lugar.

Preguntado por las críticas sindicales al respecto de la falta de medidas de protección durante las primeras horas, antes de conocerse la existencia de amianto, ha afirmado que, en este tipo de situaciones, siempre "prima localizar con vida a los desaparecidos".

Medidas de seguridad

En este sentido, ha reconocido que, inicialmente se manejó la cifra de hasta siete trabajadores "no localizados" si bien, finalmente, la cifra se redujo a dos. "En un primer momento no se conocía que había amianto, pero en emergencias se trabaja salvando vidas", ha justificado, para añadir que en el caso de que se hubiera sabido siempre es "prioritario buscar a estas siete personas".

Asimismo, ha advertido de que se está todavía en la fase de emergencias, de tal forma que aunque se trabaja "garantizando la seguridad, siempre hay un riesgo de que puedan producirse nuevos desprendimientos". Ahora, los geólogos analizan cómo retirar los escombros de la AP-8 para evitar más desprendimientos en Zaldibar

Limpieza de la ropa usada

Por lo que respecta a los servicios de emergencia que se vieron expuestos este jueves a la contaminación, Osalan ha contactado con ellos de cara a seguir el "protocolo" habitual en estos casos que arranca con un "proceso de limpieza de la ropa usada y de los vehículos".

Asimismo, el director general de Osalan, Alberto Alonso, ha advertido de que "aunque hubo un riesgo" inicial para ertzainas y bomberos, "el sistema funcionó" y a partir de ahora "tendrán una vigilancia específica de la salud" para garantizar que no se han visto afectados.

Respecto a la ciudadanía que vive en las inmediaciones, desde Osalan se ha considerado que "no hay riesgo" para las poblaciones cercanas, aunque la "distancia de seguridad más coherente" pasa por no acercarse al escenario mientras los servicios de emergencia trabajan en la zona.

La empresa tenía permiso

La empresa Verter Recicling 2002 S.L., propietaria del vertedero que se ha desplomado sobre la autopista AP-8, tenía permiso para admitir, entre otros muchos, residuos procedentes de la fabricación de fibrocemento, que contiene amianto.

Así figura en la Declaración de Impacto Ambiental que emitió la Viceconsejería vasca de Medio Ambiente en enero de 2007 a instancias de los gestores de dicha empresa privada, radicada en el municipio vizcaíno de Zalbibar, cuyos responsables han declinado realizar manifestaciones públicas sobre el accidente.