La isleta de Gran Vía, fuente de inspiración

Desde esta isleta, el pintor Antonio López inmortalizó la Gran Vía. Para ello, tardó nada más y nada menos que siete años, ya que aprovechaba veinte minutos de luz al amanacer. Así, durante siete veranos. Su resultado, es sencillamente espectacular.