El asalto al Cuartel de la Montaña de Madrid

En julio de 1936 el General Fanjul se puso al frente de la insurrección en la ciudad y se hizo fuerte en el cuartel. Las tropas de la República se dirigieron hacia el cuartel para intentar recuperarlo. ¡Se inició un asedio! Como parte de la guerra psicológica se colocaron altavoces y se lanzaron octavillas pidiendo a los de dentro que se rindieran.

Pero los asediados no dieron su brazo a torcer. Y empezó a tronar la artillería. Tras innumerables escaramuzas finalmente la Guardia Civil, leal a la República, sometió el cuartel. Una multitud entró en el cuartel a sangre y fuego. La furia popular acabó con más de trescientos asediados.

El general Fanjul, acusado de rebelión militar fue fusilado un mes más tarde.