Pongamos que hablo de TM23: "Eso no me lo dices en la calle"

Pongamos que hablo de TM23: "Eso no me lo dices en la calle"

Hoy presenciamos los gritos, acaloramientos e insultos más destacados de los debates televisivos. Y es que aunque la mayoría de las veces se intenta empezar a hablar desde el respeto, el tono va subiendo y subiendo hasta que se pierden los papeles. Veremos como para poder conducir estos programas se necesitaba gente con experiencia, preparada, conciliadora y sobre todo carnet en la federación de kickboxing.

Si algo le gusta a todo el mundo es debatir y para muestra todos los tertulianos, invitados y público que han pasado por los platós de Telemadrid.

Los debates son siempre igual: un moderador, un tema interesante...Eso sí, ahora sería empensable ver algunas de las imágenes de entonces en las que los tertulianos y hasta el presentador fumaban y bebían en directo.

Terelu y su mesa camilla

En con T de tarde todas las tardes se debatían los temas más importantes del día, pero a veces se les iba la tertulia de las manos y aquello terminaba entre piques y enfados. Menos mal que Terulu siempre tenía la última palabra

El acaloramiento de los debates políticos

Sin embargo, si algo da juego son los debates políticos. Ahí es dónde presentados y colaboradores suelen ir subiendo el tono. Y no si no que se lo digan a Alfonso Rojo, Curri Valenzuela o Sánchez Dragó cuando estaban al frente de algunas de esas tertulias.

Incluso Iñaki Gabilongo dirigió una tertulia política en Telemadrid todos los jueves por la noche.

Debates a golpe de risa

Entre trifulca y trifulca también queda hueco para el humor y en la mayoría de los debates alguién termina rompiendo la tensión para generar unas risas. Antxón Urrusolo era todo un experto en que en su programa "Rifi Rafe" alguien terminara llorando de la risa.

Lo mismo le ocurría a Jordi Gónzalez, todo un experto en meter cizaña para acalorar el debate y luego conseguir que todos terminaran tan amigos.

Mejores Momentos

Programas Completos