El casco histórico de Praga, un fragmento intacto de la historia europea

El casco histórico de Praga, un fragmento intacto de la historia europea

El casco histórico de Praga es, desde 1992, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y razones no faltan. Se trata de una de las pocas ciudades europeas que ha conservado intacto su casco con los edificios históricos más emblemáticos.

A pesar de haber estado ocupada por el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad no fue bombardeada. Por esa razón, el estado de conservación es excepcional.

Este lugar fue el asentamiento original de Praga,y fue en el silo XIV cuando Carlo IV expandió la ciudad con la fundación de la Ciudad Nueva, a día de hoy y por ese motivo, los dos barrios están separados por la calle Na Prikope.

Existen, además, registros de este barrio que datan del año 1100 que cuentan que todos los sábados se instalaba un mercado, y que en el lugar también se realizaban grandes manifestaciones militares.

Los edificios y lugar más destacados de este casco histórico son la Plaza de la Ciudad Vieja y el Reloj Astronómico. Además este caso antiguo está unido a Ciudad Pequeña mediante el Puente Carlos, que pasa por encima del río Moldava.

A pesar de haber estado ocupada por el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad no fue bombardeada. Por esa razón, el estado de conservación es excepcional.