Conectados por el mundo - Programa 1

Conectados por el mundo - Programa 1

Sin salir de casa, en ‘Conectados por el Mundo’ hemos recorrido todos los continentes en busca de madrileños y madrileños que nos cuenten cómo viven la pandemia global de covid-19 en sus lugares de residencia. En este primer programa hemos visitado online Pekín, Cremona, New Jersey, Botswana y Canberra.

Miriam, una joven médica de Las Musas que trabaja en New Jersey, nos ha contado las dificultades que los estadounidenses tienen para acceder a la sanidad gratuita, lo que está agravando la pandemia en las poblaciones menos favorecidas. Además, durante nuestra conexión con Miriam vivimos uno de los momentos más emocionantes de nuestra nueva realidad: el aplauso de las 20:00. Miriam nos cuenta que en New Jersey se comenzó a hacer al inicio de la pandemia, pero al poco tiempo se perdió esta bonita costumbre. Gracias a Conectados por el Mundo hemos este emocionante aplauso desde Madrid a New Jersey.

De Pekín a Canberra

También hemos viajado a China, donde Nerea nos ha mostrado cómo se vive en Pekín tras 80 días de confinamiento. Ya está permitido salir a la calle, pero veremos cómo el uso de la mascarilla es obligatorio. Y de China, a Canberra, capital de Australia. Carola conoce bien el covid-19 por su trabajo: es inmunóloga en un laboratorio donde realizan miles de tests diarios. Nos explican que llevan confinados desde el 23 de marzo, pero ante la baja incidencia de la pandemia en Australia, las autoridades permiten pasear y salir a hacer deporte.

En Cremona, el país del violín, hemos revivido con Darío uno de los momentos más emocionantes de la ciudad en las últimas semana, cuando la violinista Lena Yokoyama subió Torrazzo para interpretar una pieza que se escuchó en el silencio de la ciudad.

Un momento absolutamente conmovedor. Nuestro recorrido ha finalizado en Botswana, donde hemos conectado con Irene y su marido, que gestionan una impresionante finca y lodge llenos de fauna y naturaleza en plena sabana. Desde allí nos cuentan que, al menos por el momento, el COVID-19 está afectando poco a esa zona de África: solo un fallecido hasta la fecha.