Portero de edificios, un oficio en peligro de extinción

Portero de edificios, un oficio en peligro de extinción

Friega las zonas comunes, limpia el polvo, a veces abre la puerta, recoge los paquetes e incluso clasifica el correo. Así es el día a día del trabajo de un portero de edificio.

Conocemos a Tomás, lleva media vida siendo portero de edificio.

“No es lo mismo ser un portero que ser un conserje de edificio”

Un conserje cumple con su horario, normalmente partido en dos, y luego se desvincula. Tomás da servicio a casi 70 familias en la calle López de Hoyos las 24 horas del día.

Mejores Momentos

Programas Completos