Joan Mesquida: "Capturar a Josu Ternera fue siempre un objetivo prioritario"

El que fuera el ex director de la Guardia Civil en el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Joan Mesquida, hoy diputado de Ciudadanos por Baleares ha sido entrevistado por Nieves Herrero en el programa Madrid Directo de Onda Madrid, tras la detención esta mañana en Francia del exdirigente histórico de José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, alias 'Josu Ternera'.

Mesquida aseguraba que "hoy es un día importante". "Hay que felicitar a la Guardia Civil y a los servicios de inteligencia franceses porque hoy es un día importante: Josu Ternera ha sido detenido" y advertía "siempre fue un objetivo absolutamente prioritario".

Mesquida que fue director de la Guardia Civil durante el mandato de Rodríguez Zapatero, a las órdenes del entonces ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, recuerda como tras ser nombrado para el cargo mantuvo una reunión en Intxaurrondo con responsables operativos de la Guardia Civil y de los servicios de inteligente, en la que les informó que "nosotros no estamos en tregua", y les pedimos que la Guardia Civil intensificara más que nunca la presión contra ETA.

"Josu Ternera era un referente en ETA", asegura Mesquida que reconoce que "tenía un importante peso específico" aunque "no fuera la persona más importante de ETA". "Capturar a Josu Ternera fue siempre un objetivo prioritario".

Sobre el futuro, Joan Mesquida asegura que "hoy ETA está derrotada, pero alguna persona podría tener la tentación de reconstruir en el futuro algo parecido". "Yo creo que hay personas incompatibles con la democracia: Iñaki Bilbao, 'Chapote'... Son personas que, cuando salgan de la cárcel uno siempre tiene dudas de si querrán recomponer algo". Por eso, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y los Servicios de Inteligencia trabajan con profesionalidad en esa "peor hipótesis".

Considera que el papel de las Fuerzas de Seguridad ha sido clave en la victoria sobre ETA y que la colaboración francesa, especialmente en la etapa de Sarkozy y Valls, ha sido esencial y sostiene que "la democracia tiene muchas cuentas pendientes con ETA: los más de 900 muertos de su actividad criminal, más de 300 asesinatos que a día de hoy están pendientes de resolver y sobre todo vigilar que nadie blanqueé la historia de los terroristas", porque, como afirma, "no son 'gudaris' sino asesinos".