"Cuando tienes cualquier dispositivo electrónico, puedes ser vigilado"

El Instituto Nacional de Estadística ha anunciado que seguirá nuestro rastro durante 8 días a través de nuestros teléfonos móviles. El objetivo es recopilar datos para un estudio pionero que busca información sobre la movilidad de los españoles en días laborables y festivos. Los datos, aseguran, serán completamente anónimos.

"Todo lo que está en el ciberespacio queda grabado y registrado"

En Madrid Directo de Onda Madrid hemos querido hablar al respecto con el coronel en la reserva, Pedro Baños, especialista en Geoestrategia, Seguridad e Inteligencia que nos advierte "todo lo que está en el ciberespacio y en el espacio radioeléctrico, queda grabado y registrado y alguien puede utilizarlo contra nosotros".

Pedro Baños asegura que, aunque la causa que alega el INE para realizar ese seguimiento de los datos de nuestros móviles puede ser loable, saber donde vamos para dimensionar adecuadamente los servicios públicos, el problema radica en el que el anonimato no es tal. "En el momento que tienes cualquier dispositivo electrónico puedes estar totalmente controlado y vigilado".

"Si alguien controla esos algoritmos de modo masivo, puede predecir el futuro y elegir por nosotros"

Baños nos recuerda que nuestros datos, muchos de los cuales cedemos despreocupadamente a compañías y empresas propietarias de aplicaciones y redes sociales, permiten no solo conocer nuestros gustos, costumbres y opiniones, sino marcar predicciones."Si alguien controla esos algoritmos de modo masivo, con técnicas de minería de datos, puede predecir el futuro y elegir por nosotros". "Son datos valiosísimos que valen muchísimo dinero" asegura y se pregunta "¿quién garantiza su anonimato?", se pregunta.El coronel, Pedro Baños, asegura que incluso con los móviles apagados y con la localización desconectada, equipos técnicos avezados pueden espiarnos o grabarnos. Eso sin contar otros dispositivos electrónicos inteligentes, como televisores o asistentes personales que hoy proliferan en los hogares.