Ossorio justifica la prohibición de los móviles en las aulas: "Son fuente de adicciones y acoso"

El consejero de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, le confiesa a Juan Pablo Colmenarejo en Buenos Días Madrid que le parece muy bien que Más Madrid se vaya a presentar a las elecciones generales del 10-N. “Podemos es un partido de izquierda radical y si se divide, es lo mejor para España”, afirma.

Sobre la prohibición de llevar móviles a las aulas, Enrique Ossorio confirma que es una de las 155 medidas pactadas con Ciudadanos. “Aunque no nos gusta prohibir, no podrán usarse salvo que el profesor los quiera utilizar como medida didáctica. Hay un estudio que demuestra que los alumnos con problemas de aprendizaje mejoran sus resultados académicos. Un 15% de los estudiantes reconocen que se distraían con él. Además, pueden ser fuente de acoso”. Y añade que en Francia y Galicia ya está funcionando la medida con mucho éxito, “aunque en este momento aún no hay fecha de implantación”.

Sobre este asunto puede opinar en la encuesta que tiene abierta Telemadrid: ¿Prohibirías el uso de los móviles en los colegios?

En cuanto al cheque bachillerato, el consejero reconoce que se han entregado para “que ningún chico que lleve estudiando toda su vida en un centro concertado tenga que abandonarlo en bachillerato porque su familia no pueda pagarlo".

1.500 alumnos madrileños reciben el cheque bachillerato

Y cuando se refiere al bilingüismo en los centros madrileños, Ossorio afirma sentirse orgulloso y planea extenderlo a edades más tempranas: “De 0 a 3 y de 3 a 6 años, porque son las etapas donde el aprendizaje es más fácil”.

Con respecto al desbloqueo económico del gobierno central, al consejero le parece la manera más triste de hacer política. “El gobierno actúa con intereses partidistas cuando procede a desbloquear los fondos a las Comunidades justo antes de unas elecciones generales. Pero es su forma habitual de proceder. No sé si pretendía molestar a los gobiernos regionales o forzar que les votáramos en la investidura. Pero lo cierto, es que tenemos riesgo alto de impago. No van a llegar los 1.273 millones de euros previstos y los gastos se van a producir en pagar a los proveedores. Dios quiera que el ingreso se produzca y se pueda pagar a todos”.